Salvador Piñón, el hombre que acabó sepultado por un muro en Santiago, paseaba todos los días por el mismo recorrido

Vivía solo en un piso alquilado de la calle Teo e iba frecuentemente a Ortigueira para visitar a sus hijos y a una hermana


Santiago

Casi nadie en el barrio compostelano de la Almáciga conocía por el nombre al hombre que el jueves falleció sepultado por el derrumbe de parte del muro de cierre del parque de San Domingos de Bonaval. Salvador Piñón Pena nació en 1939 en la parroquia de Luhía, en el concello de Ortigueira, pero hacía más de veinte que residía en Santiago. Vino para trabajar en la construcción, porque tenía una pequeña empresa, y se quedó. Hacía unos siete u ocho años que residía en el número 19 de la calle Teo, en un piso alquilado.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

Salvador Piñón, el hombre que acabó sepultado por un muro en Santiago, paseaba todos los días por el mismo recorrido