Un café bar de Castiñeiriño sufre su segundo robo en un mes

Los vecinos dieron una descripción de los individuos y la matrícula del coche empleado en el robo, que deja cuantiosos daños materiales


Santiago / La Voz

Por segunda vez en mes y medio, El Colmado de Calma, situado en la urbanización de casas adosadas del lugar de Combarro (Castiñeiriño) a poco metros de la escuela infantil donada por Amancio Ortega, sufrió un robo que deja cuantiosos daños materiales, y un botín escaso para los ladrones. Alrededor de las dos de la madrugada, los vecinos escucharon fuertes ruidos, que inicialmente confundieron con bombas de palenque, pero al asomarse a las ventanas pudieron ver a varios individuos entrando y saliendo del café bar, que también funciona como tienda de barrio. José Calvo, propietario del establecimiento, explicó que los ladrones intentaron abrir la máquina de juegos sin éxito, pero se llevaron la de tabaco. Un vecino, que presenció la escena, explicó que metieron la máquina de tabaco dentro del coche empleado para el robo, y huyeron hacia la carretera de Os Tilos (Teo). Además, robaron algunas botellas y otra mercancía que está siendo  evaluada al detalle para, «por segunda vez en mes y medio dar parte al seguro, algo que hasta me produce vergüenza, pese a ser la víctima», comentó José Calvo. A su paso, los ladrones dejaron las mesas y las sillas tiradas y causaron numerosos daños en el comercio. Para reabrir el establecimiento, que estuvo cerrado durante esta semana por una avería, Calvo tendrán que emplearse a fondo para reponer todo lo destrozado. Esta misma mañana, una cristalería repondrá el cristal destrozado, y José Calvo tendrán que dedicar muchas horas a limpiar y ordenar su comercio. "Se te quitan las ganas de todo", comentó abatido.

Huída hacia la carretera de A Estrada 

Para llegar al lugar y huir posteriormente emplearon un Honda Civic, y para romper el cristal de seguridad del local un pico. «Tuvieron el macabro detalle de dejarme el pico que usaron para reventar el cristal del local», comentó. Los vecinos dijeron que fueron necesarios varios golpes a la cristalera para abrir un hueco por el que entraban y salían con varios objetos. Los que presenciaron el robo avisaron a la Policía Nacional que, según testigos presenciales, "llegó en unos cinco minutos". Al parecer, según los comentarios escuchados por los residentes de la urbanización, el coche camuflado de la Nacional que acudió al lugar se habría cruzado con el Honda Civic durante la huida, antes de conocer la descripción que dieron los vecinos a los investigadores. 

La precisión de los detalles sobre cómo y quiénes entraron en el local, José Calvo tiene que agradecérselo a sus vecinos. El ruido realizado por los ladrones despertó a los residentes de los chalés próximos y a varios de los bloques de viviendas, que llamaron a la Policía Nacional, y hasta tomaron nota de la matrícula del coche empleado, que podría ser robado. Ellos fueron los que dieron una descripción de los individuos, e indicaron que huyeron, con el coche, por la salida en dirección a la carretera de A Estrada. Uno de estos vecinos dijo que "solo vi a dos personas", pero otras fuentes aseguran que eran cuatro los que iban en el vehículo.

El propietario del establecimiento, que abrió hace un año, dijo sentirse «muy preocupado, porque no es el primer robo de la zona". En su local entraron en dos ocasiones, pero "también robaron un coche hace poco, y entraron en dos chalés".  Padre de dos hijos de corta edad, y residente también en la misma zona, reconoce sentir miedo «hasta dentro de casa, tengo dos niños pequeños. No sé si es seguro vivir aquí».

En la cafetería Samarkanda de Santa Marta están hartos de los robos: «É a quinta vez este ano»

Xurxo Melchor

Los ladrones, esta vez, se llevaron la máquina dispensadora de tabaco

En la cafetería Samarkanda, situada en el número 9 de la avenida da Liberdade de Santiago, en el barrio de Santa Marta, están hartos de sufrir robos. Esta madrugada, sobre las 2 horas, les ha vuelto a pasar. «É a quinta vez este ano que nos rompen o cristal ou forzan a porta para levarse unha das máquinas», se lamenta una trabajadora.

Esta vez, rompieron el cristal del local y se llevaron la máquina dispensadora de tabaco. Ni se molestaron en intentar forzarla para acceder a la recaudación, se la llevaron entera porque la mercancía es fácil de vender y así el golpe fue más rápido. «Cando nos entraron para roubar na tragaperras si que a forzaron a máquina para levarse os caxetíns cos cartos», explica una empleada.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un café bar de Castiñeiriño sufre su segundo robo en un mes