El segundo detenido de la banda de la furgoneta salió a robar tras el accidente pese a tener una pierna rota

El grupo mintió sobre la existencia de un cuarto miembro desaparecido en el río Sarela para despistar a la policía y huir mientras lo buscaban


Santiago

La banda de ladrones que el pasado miércoles sufrió un accidente en Santiago al caer desde el viaducto sobre el río Sarela de la avenida Filgueira Valverde eran un grupo de delincuentes de poca monta, pero muy perseverante y con unos redaños a prueba de bombas. Y es que a los dos cacos que huyeron no les detuvo aquel grave incidente y esa misma noche salieron a asaltar una repostería de Orfas y un bar de la Algalia de Arriba, pero es que además ahora ha trascendido que uno de ellos, el que fue detenido de madrugada por la Policía Nacional, dio aquellos golpes pese a ir cojeando porque tenía una pierna rota.

Los agentes de la comisaría compostelana que están investigando el caso ya casi han logrado reconstruir la secuencia de hechos que provocaron el curioso suceso. Los ladrones son delincuentes habituales de Santiago y habían robado la furgoneta en A Coruña. Aquella noche, cuando cayeron desde una altura de más de quince metros en la AC-543, en un punto cercano a la iglesia de Vidán, eran solo tres los ladrones que iban en el vehículo. Tras caer al río la furgoneta, uno de ellos quedó gravemente herido en el interior, pero los otros dos lograron salir y, para despistar, les dijeron a unas personas que habían sido testigos del siniestro que había un cuarto ocupante que había desaparecido en el río. Fue una treta para que la Policía Local y los servicios de emergencia tuvieran como prioridad buscarle mientras ellos huían.

El engaño les salió bien y lograron salir de Vidán sin ser detenidos. Pero lejos de esconderse optaron por seguir aquella misma noche con sus actividades delictivas mientras su compañero, M. N. V, era ingresado en la unidad de críticos del Hospital Clínico de Santiago. La Policía Nacional organizó un gran operativo de búsqueda que no tardó en dar sus frutos y en la madrugada del miércoles al jueves detenían a un segundo integrante del grupo, M. J. M., cuando se alejaba del bar A Cepa, situado en el número 7 de la Algalia de Arriba. Iba cojeando y llevaba a cuestas la caja registradora del local. Antes habían pasado por en la repostería La Cure Gourmande, ubicada en el número 8 de la calle Orfas, donde rompieron la puerta de cristal con una tapa de alcantarilla y se llevaron una pequeña cantidad de dinero que había en la caja.

La comisaría estrecha ahora el cerco sobre el tercer miembro de la banda, para lo que está revisando las grabaciones de cámaras de seguridad. La participación de M. J. M. en los hechos está apuntalada. No solo por la herida de la pierna y otras lesiones compatibles con el accidente de tráfico, sino porque, además, en el momento de su arresto portaba el DNI del compañero que resultó herido grave en el accidente de la furgoneta y que sigue hospitalizado.

Una caja de langostinos y un colchón

En el interior de la furgoneta la Policía Nacional encontró un colchón con somier y una caja de langostinos. Lo primero podría indicar que los cacos dormían en el vehículo, aunque también podría ser que ya estuviese allí cuando la robaron. De lo segundo hay menos dudas, porque las pruebas sí demuestran que los cacos hacían vida en el maletero y que comían en él. El hallazgo de los langostinos podría explicar los pequeños robos que se han estado dando últimamente en la plaza de abastos. Los investigadores creen que la banda de la furgoneta, además de robar en locales, podría ser también la que se estaba apostando en el mercado a primera hora de la mañana para aprovechar el mínimo descuido en la descarga de productos y llevarse lotes de comida.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El segundo detenido de la banda de la furgoneta salió a robar tras el accidente pese a tener una pierna rota