Cierre de todos los parques de Santiago ante la llegada de fuertes vientos

Margarita Mosteiro Miguel
Marga Mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Sandra Alonso

Comenzaron a colocarse cintas de balizar para alertar del peligro a los viandantes

26 nov 2019 . Actualizado a las 13:07 h.

Todos los parques y jardines de Santiago permanecerá cerrados durante todo el día, ante la previsión de que Compostela se vea afectada por fuertes vientos. La medida fue tomada por el Concello, y los operarios comenzaron a instalar, desde primera hora de la mañana, cintas de balizar en los accesos a todos los recintos ajardinados para evitar que los viandantes caminen por las zonas más arboladas de la ciudad. Aquellos que disponen de puertas, como Bonaval, serán cerrados durante todo el día. Se espera que todos los parques estén vallados al mediodía, cuando comienza la alerta amarilla que se prolongará hasta la medianoche,  y que dejará en la ciudad rachas de hasta 80 kilómetros por hora. A las nueve de la mañana, antes del inicio del aviso de alerta, la racha de viento más fuerte fue de 67 kilómetros por hora. El peor momento será a partir de las dos de la tarde.

Mosteiro

Ramas de gran tamaño sobre una marquesina

Esta madrudaga, sobre las 4.30 horas, los bomberos de Santiago acudieron a la avenida de Castelao para retirar varias ramas de gran tamaño que cayeron sobre la marquesina situada frente a la Facultade de Filoloxía, y cortar otras que estaban dañadas. En el momento del incidente no había viento, por lo que se cree que el pino estaba dañado y las ramas cayeron por el exceso de peso. La hora del suceso fue una suerte para los vecinos, que utilizan mucho esta parada y que es empleada también por el transporte escolar para recoger a los escolares. Desde hace varias semanas, los operarios del servicio de mantenimiento de parques y jardines están realizando podas y cortando aquellos árboles que presentan daños.

La caída de una gran roca en O Pombal obliga a cortar un carril de la calle

xurxo melchor

Pudo haber acabado en tragedia, pero la suerte quiso que la gran roca que se desprendió del talud de la calle de O Pombal cayese sobre la vía de madrugada, cuando no circulaban ni peatones ni vehículos por un punto de la ciudad que, de día, sí soporta un intenso tráfico.

La enorme piedra, cuyo tamaño ha sido estimado por los técnicos en 4,5 metros cúbicos, a lo que hay que añadirle los escombros sueltos asociados, quedó sobre la acera en el margen de la vía situada a mano derecha en sentido subida hacia la Alameda. El riesgo de que se produzcan más desprendimientos ha obligado a prohibir el paso de viandantes en ese tramo y a desviar el tráfico de subida.

Seguir leyendo

Ayer lunes se trabajó en los árboles que están situados sobre el talud de la rúa do Pombal, donde hace unos días cayeron varias rocas. En este punto, se podaron los árboles y se taló uno de ellos. 

Dahynna, chica colombiana a que le cayó encima una gran rama de carballo

«Quedé entre dos ramas. Eso me salvó»

a. c.

«Vi que el árbol se movía y sentí que empezaba a desgarrarse, eché a correr y cuando se me vino encima cerré los ojos y me caí». Fueron unos instantes y unas decenas de metros que no pusieron a Dahynna fuera del alcance del roble centenario, porque es inmenso, y también la envergadura de la rama que se desplomó con todas sus bifurcaciones. Pero, sin saberlo, ganó la distancia suficiente para que no le alcanzase la rama principal, que por su grosor era como un tronco de árbol viejo, y quedó atrapada entre dos más pequeñas: «Hacían forma como de "i griega" [hace el gesto con las dos manos] y yo quedé en medio, eso me salvó».

Seguir leyendo