Santiago / La Voz

Medio millar de personas se sumaron esta mañana a la Andaina contra a Violencia de Xénero organizada por la Xunta. Bajo una lluvia fina pero tenaz, y a diez grados centígrados entumeciendo las manos, el grupo recorrió los cinco kilómetros que separan el Monte do Gozo del Obradoiro, en este Camiño polo respecto. Los paraguas y camisetas moradas se unieron en la marcha, formando una gran serpiente morada que avanzó hacia la zona monumental para lanzar un mensaje a la sociedad. 

;
Andaina contra la violencia de género en Compostela Los participantes partieron del Monte do Gozo

Los encargados de leerlo fueron la nadadora Bea Gómez y Antonio Serrat, de la Federación Galega de Triatlón e Pentatlón Moderno. El deporte gallego estaba invitado a sumarse a la séptima edición de esta marcha, al amparo del convenio firmado entre la Secretaría Xeral para o Deporte y la de Igualdade para llevar a cabo medidas previstas dentro del Pacto de Estado contra la violencia de género.

Bea Gómez habló de «unha violencia que nos obriga dende o ámbito público a empregar todos os esforzos, recursos e vontades» para su erradicación, así como de la necesidad de reparar los daños causados. La nadadora olímpica sirvió de portavoz a la Xunta, desde la que se ratificó su «aposta decidida, con pasos firmes nesta loita común e apelando a necesidade de unir esforzos por e para incrementar a eficacia dos nosos compromisos para facer posible a igualdade real».

Serrat tomó luego la palabra para expresar la voluntad del Gobierno gallego de erradicar la violencia machista y de implicarse en la sensibilización social «para acadar un novo pacto entre mulleres e homes» que tenga como eje la libertad de las personas «sen sentidos de sexo». «Que a morte de María José, María del Carmen, Sandra, Alba e Elena, asasinadas no 2019, no quede no esquecemento», leyó el deportista, en un acto respaldado por autoridades de distintos signos políticos, asociaciones, clubes y otros colectivos sociales. Ya fuera de micro, el triatleta insistía en la necesidad de «seguir insistindo na igualdade e non hacia as diferencias sociais».

Entre los asistentes estaba la directiva, personal y usuarios de la Fundación Amigos de Galicia, que atendió en lo que va de año a 242 mujeres en situación de vulnerabilidad, ofreciéndoles desde asesoramiento jurídico y psicológico hasta apoyo social. Desde la fundación destacaron que no solo alzan la voz contra la violencia machista, sino también contra las acciones que atentan contra los derechos de los menores implicados en estas causas, como hizo recientemente personándose como acusación popular en el caso del triple asesinato de Valga, que dejó a dos menores huérfanos.

Se sumaron al acto contra la violencia de género desde el presidente del Parlamento Gallego, Miguel Ángel Santalices, hasta el alcalde de Santiago, Xosé Bugallo, y otros concejales locales, así como la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez; la de Educación, Universidade e Formación, Carmen Pomar; la conselleira do Mar, Rosa Quintana; los secretarios xerais de Igualdade, Susana López Abella, y para el Deporte, José Ramón Lete; la directora de la Axencia de Turismo de Galicia, Nava Castro; el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, y su homóloga en Ourense, Marisol Díaz Mouteira.

Entre los deportistas de élite que se unieron a la iniciativa estaban -además de Serrat y Gómez- los judokas Nikoloz Shreazadishvili, Alberto Gaiteiro y Estrella López; los piragüistas Pedro Vázquez, Adrián Sieiro, Sergio Vallejo, Roi Rodríguez, Rubén Millán y Albert Martí; la saltadora de altura Saleta Fernández; el surfista Gonzalo Zubizarreta; el nadador paralímpico Jacobo Garrido; la jugadora de baloncesto en silla de ruedas María Victoria Alonso; y el maratonista paralímpico Gustavo Nieves. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cinco kilómetros bajo la lluvia, por una cuestión de respeto