El tango se abre paso en Santiago a base de clases y milongas

Los encuentros del sábado de SanTango reúnen a personas llegadas de las cuatro provincias gallegas


Santiago / La Voz

Ella es de madre argentina y padre gallego, nacida en Compostela. Él, del país del tango, al que la anterior se fue hace más de 20 años y donde se conocieron. Ezequiel Merlo, el Cacha, lleva 15 años como bailarín y profesor y Chusa Pérez de Vallejo ha seguido sus pasos. Juntos están insuflando, poco a poco, el veneno de la milonga en Santiago desde la escuela de SanTango, que desde abril ofrece los sábados clases y un baile abierto en el centro de Vitalia. Entre sus alumnos hay un grupo de chicas, de entre 12 y 14 años, que están profesionalizándose, «aunque la mayoría es gente adulta, de 45 para arriba», cuenta Chusa. La pareja cree que los universitarios de la ciudad y las nuevas generaciones en general tienen todo un mundo por descubrir en el tango: «Nos enfocamos más al tango actual, el que bailan también los jóvenes, pero la imagen que hay de este baile asusta a la gente. Es una meta para nosotros romper esta barrera, porque además esta danza conlleva unos valores respecto al otro, al cuerpo y a escuchar que hacen falta entre los muchachos, acostumbrados a otros géneros en los que no se transmite esto». «Lo que funciona muy bien normalmente es la milonga que sigue a las clases. Suele venir gente de Vigo, Pontevedra, Lugo, Ourense... Se acercan de todas las ciudades, porque no las hay en otros sitios», explican.

MÁS HISTORIAS DE PATRICIA CALVEIRO

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El tango se abre paso en Santiago a base de clases y milongas