Santiago / La Voz

Boisaca y todos los cementerios de Santiago y de los municipios del área compostelana se convirtieron en el centro de atención de la mañana de Todos los Santos. Ni el mal tiempo  está evitando que riadas de vecinos llenen el camposanto desde primera hora de la mañana, y que poco a poco, los panteones y nichos luzcan en todo su esplendor. Ramos de flores y centros florales, depositadas sobre las tumbas o colocados en las tarrinas de los nichos, son la señal del homenaje rendido a los parientes fallecidos. Los que visitan estos días los cementerios repiten casi de forma idéntica el mismo ritual. Tras depositar las flores, unos minutos de recogimiento para recordar al padre, a la madre, al hermano o al hijo que reposa a sus pies. Las caras tristes y las lágrimas en silencio ante algunos panteones y nichos chocan con el ambiente de fiesta que reina, pese a todo, en Boisaca.

En las floristerías del cementerio de Boisaca se están entregando los ramos reservados en días anteriores, y despachando flores para los menos previsores, que entran en el camposanto para visitar a su familia. El goteo de clientes es constante, pero sin aglomeraciones que tampoco se están registrando en los accesos al cementerio. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Flores y lágrimas en Boisaca