La presencia de la Policía Local en O Toural expulsa de la plaza a los indigentes conflictivos

Margarita Mosteiro Miguel
marga mosteiro SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Seguridade Cidadá está trabajando conjuntamente con Servizos Sociais para buscar una solución

31 oct 2019 . Actualizado a las 00:03 h.

Los indigentes que traen de cabeza a los comerciantes y vecinos de la Praza do Toural y de la Rúa do Vilar volvieron a provocar incidentes durante la tarde y noche del lunes, y en la mañana de ayer martes, pero finalmente abandonaron la zona por la presión ejercida por varios agentes de la Policía Local.

Cuando estas personas estaban causando problemas en la entrada de la Rúa do Vilar, bajo los soportales, fueron identificados por la Policía Local, y poco después se fueron de esta ubicación para colocarse en los soportales de la plaza. Un comerciante de esta zona le pidió que se fueran de allí, y optaron por situarse junto a la entrada al supermercado, donde continuaron increpando a las personas que circulaban por O Toural. La presencia policial y la insistencia de comerciantes y vecinos hizo que estos indigentes terminaran abandonando la plaza. Un coche de la Policía Local permaneció durante toda la mañana en O Toural, y según comentaron algunos vecinos, también habían estado durante gran parte de la tarde del lunes hasta el anochecer. Sin embargo, los afectados creen que la situación dista mucho de estar resuelta. Uno de los comerciantes de la zona explicó que, cuando el coche de la Policía Local está en la plaza «se van a otro sitio, pero luego vuelven».

En la jornada de ayer, una vecina dijo que «lo único que hacen es cambiarse de lugar. Se van de aquí pero están en los soportales de la Rúa Nova». Al abandonar O Toural fueron vistos por las rúas Nova y en la Praza de Cervantes, donde se volvieron a registrar momentos de tensión debido a la actitud provocadora de alguno de ellos. Un comerciante de la Rúa do Vilar dijo que estas personas son «enfermas, y lo que debería hacerse es prestarles atención médica». Los comerciantes de la Rúa do Vilar, que denunciaron en reiteradas ocasiones actitudes intimidatorias e incluso algún hurto y robo, reclaman que se actúe sobre el problema, ya que «no es suficiente con echarlos, porque vuelven aún más agresivos», dijo un joven comerciante.