La estación de tren se queda sin personal de ADIF por la noche para cubrir incidencias

A la ausencia de empleados para la atención al cliente se suma ahora la falta del gestor del tráfico ferroviario


santiago / la voz

Desde hace años, el sindicato de la CXT (Confederación Xeral do Traballo) lleva denunciando las cada vez mayores dificultades que padecen sus trabajadores en el sector ferroviario. En Santiago esta situación desbordó a la plantilla el pasado 19 de septiembre, momento en el que, según la central sindical, la estación de tren dejó de contar con trabajadores del ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) en el turno de noche. A pesar de la baja intensidad de viajeros en las horas afectadas, que irían desde las 23.00 a las 07.00, hay varios Alvia que vienen o van hacia Madrid, además de los trayectos de media distancia cubiertos con Vigo, Coruña y Ourense. En el momento en el que sus pasajeros bajasen al anden, no encontrarían en la estación a ningún empleado del ADIF que pudiera atender cualquier posible incidencia.

Para mayor indignación de la plantilla, esta labor únicamente era atendida hasta entonces, y solo cuando las circunstancias lo requerían, por la persona que también estaba encargada de regular del tráfico ferroviario en Santiago, algo que escapaba a sus funciones. En su ausencia, la gestión se está realizando desde el Centro de Tráfico Centralizado de Ourense, «sobrecargando con más trabajo al compañero que se encarga de eso allí», denuncia Ángel Valladares, de CXT. «Si mañana hay una incidencia, como que se caigan los términos de la estación y se quede sin luz, no habrá nadie que pueda ocuparse de ese problema, y se tendrá que llamar a alguien para que se desplace desde fuera, perdiendo mucho tiempo por el camino».

ADIF también se encarga de la atención al cliente, servicio suprimido de facto en horario nocturno, al no quedar ya ni un solo trabajador para atenderlo. «No es algo que vaya a tener una grave influencia sobre los trenes de Santiago mañana mismo, a menos que ocurra cualquier incidente, pero esto no es más que el goteo que venimos padeciendo en todas partes con los recortes de personal y que no se oferte empleo público, para al final darle el negocio a las empresas privadas», explica Valladares.

Ante estos hechos, la CXT organizó una concentración en la estación para demandar la cobertura de este servicio, cuyo abandono los trabajadores relacionan con la «precariedade, a externalización de todos os servizos e a máis que deficiente prestación do servizo do transporte».

Alegan que la gestión desde Ourense será solo «provisional»

Como respuesta a las denuncias de la CXT, ADIF asegurad que la decisión de mantener la gestión del tráfico ferroviario nocturno de Santiago desde su centro en Ourense es únicamente provisional y que no tiene «ninguna repercusión» en los trabajos actuales, los cuales, subrayan, «se desarrollan con total normalidad». Sin embargo, la empresa no se ha manifestado sobre la carencia total de la que debería ser su plantilla de atención al cliente, alegando que «no presta» este tipo de servicios, aspecto en el que su argumento choca frontalmente con el del sindicato.

«Si bajas de un Alvia de Madrid por la noche no encontrarás a nadie de ADIF, solo habrá personal de las contratas de Renfe para la atención de personas con movilidad reducida, para ayudarles a bajar del tren, y los revisores de billetes», afirma Ángel Valladares, que ve inconcebible una situación así «en la estación con más pasajeros de Galicia».

Esta misma condición se está repitiendo en otras terminales gallegas como la de A Coruña, donde según la CXT ya se ha recortado drásticamente la actividad de la plantilla nocturna. «Allí con el tráfico de mercancías están sufriendo lo mismo, porque el transporte de carbón que iba a la central de Meirama se ha dejado de hacer, y quitan la cobertura del turno de noche para seguir prescindiendo de personal», comenta Valladares. Precisamente, desde el sindicato se muestran escépticos ante las promesas del Gobierno central de potenciar su trabajo. «A realidade é que recorta servizos ás empresas que pretendan transportar mercadorías por este medio», objetan.

Calidad y seguridad no son una opción

 

 

Los graves recortes que llevan padeciendo los servicios públicos en este país desde hace ya una década no hacen más que dejar una oscura e imborrable huella sobre la garantía de seguridad que solía caracterizarlos. A la futura ampliación de sus instalaciones, con la inauguración en menos de un año de la terminal de autobuses, y contando con la gran afluencia esperada para el año santo en la que ya es la estación con más viajeros de Galicia, no se puede dejar de lado la calidad de sus servicios y saturar a la plantilla que todavía queda en detrimento de sus derechos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La estación de tren se queda sin personal de ADIF por la noche para cubrir incidencias