Inga le planta cara al Camino de Santiago

La mujer malagueña peregrinó en silla de ruedas desde Sarría para agradecer el donativo anónimo de la pieza


Santiago / La Voz

Vencer obstáculos

Una jornada más, el Camino de Santiago vuelve a ofrecer una historia de superación. Esta vez la protagonista es Inga de Domingo, una mujer malagueña, que venció los obstáculos para cumplir la promesa de agradecer a la persona, que anónimamente, le regaló una silla de ruedas para facilitarle su desplazamiento en su día a día. Inga tiene 67 años, y desde hace 20 sufre Párkinson. Esta enfermedad degenerativa no ha sido un obstáculo para su peregrinación, y en una semana, logró recorrer los kilómetros que distan entre Sarria y Santiago. En su peregrinaje estuvo acompañada de Miguel Rodríguez, Mila Hernández y Rosa, tres voluntarios de la casa de acogida donde vive Inga, en un pueblo de Málaga. Miguel comenta que, pese a la dificultad de moverse en silla de ruedas, durante su peregrinación Inga demostró su vitalidad y su sentido del humor. La malagueña, que además tiene publicados dos libros de poemas, no perdió la oportunidad de regalar recitales a quienes quisieron escucharla. Un ejemplo de superación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Inga le planta cara al Camino de Santiago