La dependencia, o fuera o en casa

La ayuda para el cuidador principal, que le permite cotizar, es incompatible por ley con la asistente personal

Daniel Fiaño, con su padre. La USC ha recurrido a la financiación privada para pagarle un asistente personal
Daniel Fiaño, con su padre. La USC ha recurrido a la financiación privada para pagarle un asistente personal

santiago / la voz

«Por estudar non deixaría de precisar coidados no ámbito familiar», pensó Daniel Fiaño, joven coruñés estudiante de Comunicación que solicitaba un asistente para cursar un segundo máster. Pero hay que elegir. La dependencia, o en casa o fuera. La ley dice que es incompatible la ayuda que tiene su cuidador principal en el hogar con otra que le proporcione el asistente personal que necesita en la facultad. Renuncia o a una o a la otra. Las normas, que a veces no tienen sentido aunque haya que cumplirlas.

Las personas con dependencia -unas 61.000 en la actualidad en Galicia- cuentan con un programa individual de atención, conocido como PIA, que es algo así como una receta de los profesionales de la medicina, la psicología y el trabajo social. La receta puede ser muy variada, dependiendo de la situación concreta de la persona.

Puede ser, por ejemplo, una ayuda por cuidador. Una persona de la familia es nombrada como cuidadora principal y recibe una ayuda que intenta compensar el esfuerzo que realiza. Y además esa ayuda permite a la persona cuidadora cotizar, una medida que se ha recuperado este año. Es decir, que los cuidados dejen de ser una actividad relegada al ámbito doméstico y privado, no remunerada ni reconocida socialmente.

 Gallegos con esta prestación

Así que una persona con discapacidad puede obtener esta ayuda para el cuidador principal, pero si quiere contar con un asistente personal que lo acompañe durante la jornada para realizar sus actividades, tiene que elegir. Actualmente hay en Galicia, según datos del mes de julio, 115 gallegos con esta prestación de 1.700 euros mensuales que permite la contratación del asistente. Es una cifra prácticamente marginal si se compara con la de personas en una residencia, unas 8.300 en la actualidad. La explicación es sencilla: el perfil de las personas dependientes mayoritario en Galicia es de gente mayor, y la ayuda de asistencia personal está dirigida a un perfil muy concreto, el de personas de menor edad con alguna discapacidad. Y aunque se ha aumentado su cuantía -anteriormente era una paga de 1.500 euros-, el perfil tan determinado que puede solicitarla hace que la cifra se mantenga así de baja.

«Pola lei de dependencia estatal non podes ter dúas prestacións», explican desde la Consellería de Política Social. Así que este estudiante o tiene asistencia durante una jornada laboral o tiene una ayuda para su cuidador principal en casa. No se pueden cobrar dos pagas distintas. Y para renunciar a una y solicitar la otra hay que pasar por un trámite burocrático que puede durar meses. Mientras, Daniel Fiaño podrá cursar el máster de Comunicación Política de la USC gracias a que la propia institución ha logrado encontrar financiación por vía privada para costear este servicio. Las Administraciones públicas no financian a los asistentes personales que la universidad proporciona a sus estudiantes con discapacidad.

¿Discapacidad? Vuelva usted mañana

tamara montero

Daniel Fiaño tuvo que acudir a la USC, la Xunta y Cogami para tener el asistente que necesita para cursar un máster

Se apellida Fiaño, aunque bien podría ser la reencarnación de aquel monsieur Sans-délai que vino a Madrid para quince días y se rindió tras seis meses sin conseguir nada. Todos los días era un «vuelva usted mañana». Pero Daniel Fiaño, un joven de A Coruña con una discapacidad del 94 %, es algo así como un remake de aquel famosísimo artículo de Mariano de Larra: le ha costado cuatro meses y llamar a cuatro puertas distintas de tres instituciones diferentes conseguir el asistente personal que necesita para cursar un segundo máster en Santiago. Ayer le confirmaron que sí, que lo tendrá gracias a la financiación privada y de manera «extraordinaria», porque la universidad no recibe recursos públicos para estas cuestiones. Pero solo lo tiene asegurado durante el primer cuatrimestre. Ayer no estaba claro que ocurriría con otro mes que está en el segundo semestre, aunque la previsión es que pueda obtener una ayuda.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La dependencia, o fuera o en casa