Los párkings de pago cuelgan el cartel de completo todo el mes de agosto

Los primeros que llenan sus plazas son los de la plaza de Galicia y San Clemente


santiago / la voz

Si el tiempo es lluvioso o desapacible en la costa gallega, Santiago es el destino elegido por los turistas para mitigar la pena de no poder darse un chapuzón en las rías. En agosto desde el punto de vista meteorológico fueron más los días malos que los buenos y eso hizo que miles de visitantes pusieran rumbo a la capital gallega. Además de cumplir con una visita obligada, no perdieron la oportunidad de disfrutar de la gastronomía gallega en las decenas de establecimientos de la hostelería compostelana. Y también han llenado los aparcamientos de pago. Como suele ocurrir cuando se viaja, los conductores siguen las indicaciones del «centro ciudad» para localizar el párking más próximo al destino. Porque los aparcamientos disuasorios de los accesos a Santiago solo son para el invierno.

Los primeros en llenarse son los del entorno de la almendra: Plaza de Galicia, San Clemente, Xoán XXIII, Belvís y La Salle.

Durante este mes, a partir de las diez y media de la mañana, el aparcamiento de la praza de Galicia casi está lleno y media hora después salta el completo en el cartel de la entrada. A las 13.00 horas, si el día sigue lluvioso, no hay movimientos, según comentan en el propio aparcamiento, y muchos vehículos no salen hasta las ocho de la tarde. En la praza de Galicia están colgando el cartel de completo cada día. Incluso por la tarde, a determinadas horas, es imposible encontrar un hueco entre sus 350 plazas.

Una situación similar se está viviendo en el de San Clemente, que entre las 11.30 y 12 horas se completa, dejando fuera a los conductores menos madrugadores. A partir del 5 de agosto, el párking se ha llenado todos los días desde el mediodía.

El panel informativo que solo decora

Cuando funcionan permite conocer el nivel de ocupación de cada párking

No todos los paneles informativos de los aparcamientos públicos de la ciudad funcionan correctamente. Es habitual que, como en el de la rúa Xoán Carlos I que recoge la imagen superior, estén apagados. Cuando están en uso indican si el párking está completo y también el número de plazas libres. Hay otros paneles en la avenida de Lugo y en San Caetano.

Seguir leyendo

Los de Belvís y La Salle también están haciendo el agosto. En el primero, durante el mes de julio aparcaron 7.127 coches y hasta el 20 de agosto lo hicieron 4.919 vehículos. En La Salle, no solo hubo jornadas de lleno diurno, sino también por la noche.

Uno de los beneficiados del completo de los aparcamientos más próximos al casco histórico fue el de la rúa da Rosa. Fuentes de este párking indican que, sin llegar a los niveles de los mejor situados, están colgado el cartel de completo muchos días. El que no se ve muy favorecido por el verano es el de la praza Roxa, que no consiguió completar su aforo (540 plazas) ni siquiera la noche de los fuegos. Otros, como el de San Caetano, tampoco se benefician del buen verano que abarrota los párkings compostelanos.

La rotación diaria de vehículos en el aparcamiento de Xoán XXIII casi triplica su aforo

El aparcamiento de Xoán XXIII es uno de los más próximos al casco histórico, y sin embargo, no es de los primeros en completar su aforo, que es de 212 plazas. Pese a ello, en julio pasaron por el párking 12.868 coches, y hasta el 20 de agosto aparcaron ya 11.458 vehículos, lo que significa que, de media, la rotación de automóviles diaria triplica durante este mes el aforo. Y eso que todavía no ha terminado agosto.

Xoán XXIII está gestionado por la empresa municipal Tussa y la mayoría de su espacio está cubierto, aunque hay algunas plazas para estacionar al aire libre.

El desconocimiento vacía en verano las áreas de estacionamiento disuasorio

La meta de todos los equipos de gobierno que han pasado por el pazo de Raxoi es conseguir reducir la circulación de coches por la ciudad. El reto consiste en lograr que cada vez más aparquen en las áreas situadas en las entradas a Santiago y utilicen el transporte público para ir a sus trabajos o a realizar recados. Ese objetivo aún está lejos de cumplirse en invierno, y más aún en verano. Los turistas abarrotan los aparcamientos privados, mientras desconocen la existencia de párkings gratuitos de borde.

De todas las áreas disuasorias, la de Santa Marta es la que mejor comportamiento está teniendo en invierno, pero en verano su uso es casi simbólico. La media de coches en los meses de invierno es de 240 vehículos diarios, frente a los 132 del mes de julio y los 89 que recurrieron a este espacio gratuito hasta el pasado 20 de agosto. Aún siendo bajos, fuentes municipales subrayan que son los mejores niveles de ocupación desde el 2010. En este caso, la campaña para promover su uso en invierno entre los que acuden al complejo hospitalario dio buenos resultados. Sin embargo, los turistas desconocen su existencia, e incluso que a pocos metros hay disponibilidad de transporte público al centro de la ciudad. Si este tiene unos datos aceptables, el de San Lázaro, en el entorno del campo de fútbol, prácticamente está vacío todo el año.

El de Pontepedriña, situado bajo el viaducto del tren, es muy utilizado en invierno. Pero en verano, bastante menos. Las autoridades locales busca una solución a la picaresca de aparcar el coche todo el día por una cantidad simbólica, porque no favorece la rotación. Otro que precisa de promoción es el que se habilitó en un solar de la rúa de Ferrol a petición de los comerciantes. Su uso regulado con la ORA de larga duración es escaso.

Los vecinos de San Pedro denuncian el uso indebido de los aparcamientos

juan aceiro/ M. M.

Señalan que los turistas estacionan en zonas prohibidas o reservadas a los residentes

Como es habitual, Santiago alcanza durante este mes los picos de ocupación más altos del año, con una llegada masiva de turistas y peregrinos con la que los establecimientos hosteleros de la ciudad esperan llenar hasta un 80 % de sus plazas. En el barrio de San Pedro, sin embargo, la percepción de esta afluencia entre los vecinos no es tan positiva. Y uno de los motivos es el aumento del tráfico. En este tramo, que coincide con la entrada del Camino Francés a la ciudad, opera la asociación vecinal A Xuntanza, que denuncia, entre otras cosas, la invasión de visitantes en zonas de aparcamiento reservadas a residentes y en otras en las que, sencillamente, el estacionamiento está prohibido.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los párkings de pago cuelgan el cartel de completo todo el mes de agosto