El PSOE pide el respaldo de CA para ajustar las cuentas hasta fin de año

No podrá usar el superávit para urgencias al incumplirse el plazo de pago a proveedores


La Voz

El nuevo gobierno municipal se ha encontrado con algunas partidas presupuestarias ya agotadas, o casi, cuando todavía no ha concluido el primer semestre del año. Y queda otro por delante, que le tocará gestionar a los socialistas, aunque en una posición minoritaria en la corporación. De ahí que el actual regidor, Xosé Sánchez Bugallo, demande el respaldo al menos de Compostela Aberta para afrontar las modificaciones que el nuevo ejecutivo quiere introducir en el presupuesto técnico que presentará a finales de julio para organizar lo que resta de 2019.

Bugallo rehúye, dice, de una actitud revisionista de la gestión del gobierno anterior, pero también demanda «responsabilidade» a CA para que el nuevo ejecutivo pueda «funcionar con normalidade». Se refiere el regidor a la habilitación de créditos ahora con otros destinos o que difícilmente se aplicarán ya este año para atender necesidades acuciantes. Ahora mismo, y antes incluso de la presentación de ese presupuesto técnico, urge resolver la falta de fondos para las Festas do Apóstolo. Pero no solo de los 200.000 euros que se precisan para cuestiones de producción (palcos y luz y sonido), sino de protocolo y de publicidad. Porque también ahí los socialistas se han encontrado con claras dificultades.

A estas alturas del año, la partida de protocolo se ha quedado con solo 300 euros, y la de publicidad ha superado ya ampliamente el gasto previsto y arrastra un saldo negativo de 130.00 euros. Y sin pensar más allá de julio (no hay fondos tampoco, dice, para la iluminación navideña), las fiestas también tienen gastos protocolarios y publicitarios. «O que queda non dá para as recepcións que se fan co Apóstolo, e algún anuncio haberá que poñer» con ocasión de las fiestas grandes de la ciudad, precisa.

Bugallo no quiere entrar en los motivos que han agotado o sobrepasado esas partidas. «Gastáronos e vou dar por feito que os gastaron ben» y «non imos mirar para atrás», dijo tras observar en la relación de pagos «moitas empresas de comunicación que non coñezo»; pero también espera que Compostela Aberta «sexa consciente de cal é a situación que recibimos e que debe botar unha man». Porque si bien afirma que el Ayuntamiento se encuentra «nun deterioro importante dende o punto de vista da xestión administrativa» que complicará este año, también advierte que la situación presupuestaria es un tanto «estraña». El superávit no les va a permitir afrontar ya algunas de las urgencias fijadas por el PSOE, como el arreglo de viales. Aunque el presupuesto del 2018 se liquidó con unos 17 millones de superávit, no se podrá disponer de nada para esas urgencias. Buena parte, calcula que unos 10,5 millones, adelantarán el pago de deuda bancaria. Es un imperativo legal cuando se supera el plazo de pago a proveedores. Y Santiago lo supra. El destino del resto también está tasado, sobre todo para hacer fente a pagos no financieros atrasados. Esa circunstancia dejará la deuda bancaria a final de año por debajo de los diez millones, porque también hay que tener en cuenta la amortización habitual. La deuda actual (23 millones) no es «alarmante», dice Bugallo, «e non era a nosa intención nin o interese público baixala tanto, senón destinalo a arranxar vías» entre otras cosas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El PSOE pide el respaldo de CA para ajustar las cuentas hasta fin de año