José Baqueiro: «Nas láminas lembro o casco histórico onde me desenvolvín toda a vida»

El exconcejal explica que tras jubilarse retomó su pasión por pintar con acuarela


SaNtIaGO / LA VOZ

Sus amigos conocían su pasión por la pintura, pero la mayoría de compostelanos descubrirán esta faceta de José Baqueiro Canabal -durante dos décadas concejal de Santiago llevando las riendas de diferentes departamentos- con Recorrer y recordar Santiago de Compostela, el libro que presentó ayer en la librería Couceiro en el que recoge reproducciones de 38 láminas en acuarela de diferentes espacios del casco histórico, donde nació y reside.

El origen del interés por pintura -concretamente por la acuarela de Baqueiro- hay que buscarlo en su adolescencia, cuando comenzó sus estudios en el instituto Xelmírez con Antonio Moragón, que era un reconocido pintor que utilizaba esta técnica. «Falou con meu pai, díxolle que tiña cualidades para o debuxo e pediulle se podía compaxinar os estudos cos talleres que el impartía na escola de artes», explicó. Después, comenzaría a participar en diferentes concursos de pintura que se organizaban en la ciudad histórica, en los que consiguió varios premios con trece y catorce años. Con el inicio de su etapa laboral como comerciante, esta afición por dibujar y pintar perdió peso, aunque nunca no puede decirse que llegara a abandonarla. «Nunca deixei de pintar. Non facía cadros, pero si algo de debuxo relacionado coa decoración e co escaparatismo», afirma.

Fue tras su jubilación y cerrar sus dos décadas como concejal cuando retomó con fuerza su pasión por pintar. «Despois de vinte anos no goberno da cidade e xubilarme, tiña que buscar facer algo e isto relaxábame, especialmente, nas tardes de inverno», dice. En este regreso, explica Baqueiro, hay varios nombres propios claves, como Segundo Hevia o el arquitecto Pablo Tomé, que ayer le acompañó en la presentación del libro. Pero el último impulso para volver a coger el pincel llegó hace dos años con su participación en Compostela Ilustrada y saliendo a pintar los rincones de la ciudad acompañado de reconocidos artistas. «Deste xeito, empecei a facer debuxos e agasallaba con algúns deles aos meus amigos polo Nadal», detalla. Fueron precisamente estos amigos los que le animaron a realizar una publicación, caso de Xosé A. Perozo, autor del prólogo y de los textos que complementan los dibujos de Recorrer y recordar Santiago de Compostela, que también le acompañó en Couceiro.

Baqueiro realizó en torno a medio centenar de láminas pensando ya en la publicación que ve la luz de mano de Auga Editora, de las que fueron seleccionadas 38. Se trata todo de dibujos de la zona histórica. «É a améndoa de Santiago coa Catedral como eixo central. Tamén están as prazas que a rodean, as rúas -Vilar, Nova...-, prazas como a do Toural, Fonseca..., así como as fontes e os recunchos pequenos que recordas da infancia, como a rúa da Oliveira, as campás de san Xoán...», relata Baqueiro.

Pero, ¿cuál es el objetivo que persigue con estas láminas? «Recordar o casco histórico onde te desenvolviches toda a vida e volver a lembrar as etapas de cando era rapaz», responde. Sus primeros recuerdos están ligados a esos espacios que ahora ha plasmado en láminas.

Pero el proyecto de Recorrer y recordar Santiago de Compostela va más allá del libro presentado ayer. El sábado, también en la librería Couceiro, presentará un pequeño libro dirigido a los más pequeños de la casa en blanco y negro para pintar. Además, está prevista una exposición con las láminas pasado el verano. Y Baqueiro también continúa con el pincel en la mano. Su proyecto actual es plasmar el Camino Portugués. «Aínda son un aprendiz disto», señala, pero pese a ello «atrevinme co Pórtico da Gloria, foi o que máis me custou».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

José Baqueiro: «Nas láminas lembro o casco histórico onde me desenvolvín toda a vida»