La Xunta lleva al juzgado el cambio en la normativa sobre ruidos de CA

Dice que no puede permitir «con carácter xeral» las actuaciones en todos los locales


Santiago / la voz

Al gobierno compostelano se le ha abierto un nuevo frente en los juzgados con el que no contaba. Hace unos días recibía una notificación del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia informándole de que se interpuso un recurso contra un cambio normativo impulsado por Compostela Aberta, el que atañe a la emisión de ruidos por las actuaciones y conciertos en los locales de Santiago. Lo curioso es que fue la propia Xunta la que apela a la vía contencioso-administrativa en contra de la ordenanza municipal.

¿El punto del conflicto? El Gobierno autonómico explica que el Concello de Santiago aprobó el 15 de noviembre una modificación de la ordenanza que establece que «en todos os locais, sen distinción, poderase realizar amenización ou ambientación musical por medios técnicos ou con voz e música en directo, con ou sen amplificación, sempre e cando non se superen os niveis máximos de ruído permitidos». Sin embargo, repara Vicepresidencia, la ley de espectáculos gallega especifica que los concellos podrán regular la actividad estableciendo «supostos concretos de espectáculos públicos e actividades recreativas que, pola súa escasa entidade ou incidencia, non precisen a presentación de declaración responsable».

Es decir, el Ayuntamiento compostelano debería incluir en su ordenanza -de forma justificada- aquellos actos concretos que considera de poca incidencia y que, en consecuencia, podrían prescindir de una declaración responsable por no suponer un riesgo para el orden, seguridad, salud y medio ambiente.

Concreción

«Pola contra, o que fai o Concello de Santiago é permitir con carácter xeral todo tipo de actuacións musicais en vivo, en todo tipo de establecementos, sen distinción e co único requisito de que cumpra a normativa de contaminación acústica. Esquece o Concello que tamén ten que xustificar o cumprimento da normativa de protección da orde pública, da seguridade pública e do medio ambiente, e esquece tamén enumerar os supostos concretos que considera de escasa entidade ou incidencia», puntualiza la Xunta.

«Non se pode considerar como de escasa incidencia todo tipo de actuación musical con voz e en directo, xa que interfire na catalogación dos establecementos e na súa diferenciación. Precisamente, e como exemplo, a diferenza entre os pubs e os cafés-concerto son as actuacións en directo», incide Vicepresidencia.

¿Por qué optó en este caso la Xunta por la vía judicial? Sostiene que «existen soamente dúas opcións: facer un requirimento previo ou ir directamente á vía xudicial. Optouse pola segunda, simplemente por un tema de non dilatar os prazos para a solución desta situación», asegura.

Raxoi reprocha las formas: «Entre administracións, a xudicialización é o último recurso» 

Aún sin tener constancia de qué peros tiene la Xunta a la norma municipal sobre ruidos y condiciones de los locales (en vigor desde mediados de diciembre), Compostela Aberta reprocha las formas. Dice que, «entre administracións, a xudicialización é o último recurso» y critica que no utilizase ningún mecanismo de colaboración interadministrativo antes de presentar el recurso. De hecho, el ejecutivo local recuerda que «en período de alegacións non tivemos noticia da Xunta, nin cando anunciamos publicamente en xullo a súa aprobación inicial nin despois».

«Este Concello fixo os seus deberes para regular a música ao vivo, que é unha riqueza da cidade», añade CA, siendo que la Xunta «non sacou a tempo o catálogo de espectáculos». Desde el Ayuntamiento se instó al Gobierno gallego a que actualizase una relación que lleva años desfasada, al tiempo que le remitió en junio una serie de consideraciones. En ellas, ya indicaba Raxoi que el artículo de la ley de espectáculos que faculta a los concellos para intervenir en esta cuestión es «unha disposición escura, que esixe unha clarificación vía regulamentaria ou de instrución».

Jesús Pais, portavoz de la asociación Cidade Vella, cuyos locales programan conciertos y actuaciones periódicamente, dice desconocer los términos del recurso, pero «parece un tanto absurdo que se recurra una ordenanza que lo que pretende es legalizar las actuaciones. El fin de ambos es el mismo y nosotros estamos contentos y trabajando bien. Esperemos que por darle más vueltas no nos hagan perder otro par de años solo por rivalidad política».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Xunta lleva al juzgado el cambio en la normativa sobre ruidos de CA