La Fiscalía pide quince años de cárcel para el acusado de provocar el gran incendio de Ribeira del 2013

El fuego arrasó cerca de 200 hectáreas, obligó a cortar la autovía del Barbanza y llegó a barajarse el desalojo del hospital


Santiago

En la tarde del 27 de agosto del 2013 se declaró en Ribeira un pavoroso incendio que durante sesenta largas horas arrasó 180,28 hectáreas de monte arbolado, atravesó la autovía del Barbanza, que tuvo que cortarse al tráfico, y se quedó a las puertas del hospital comarcal, cuyo desalojo llegaron a barajar muy seriamente las autoridades. La investigación posterior hizo que en mayo del 2014 se detuviera como presunto autor del fuego a Jesús Emilio Fernández Villaverde, un cazador que además, aunque no era miembro de Protección Civil, colaboraba como voluntario con la agrupación en la extinción de incendios. Ahora se sentará en el banquillo de la sección compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña y la Fiscalía pide para él la pena de quince años de cárcel, además de que indemnice a la Xunta abonando los gastos de apagado de las llamas, 85.203,42 euros, y los daños causados a los propietarios de los terrenos, valorados en otros 79.062,01 euros.

El escrito de acusación que ha presentado el ministerio público asegura que, por ser cazador y haber colaborado en muchos operativos de extinción,Fernández Villaverde conocía perfectamente el monte incendiado, tanto sus caminos como la mejor forma de propagar las llamas, y que aquel día las condiciones ambientales eran de riesgo alto de incendios por la ausencia de lluvias, la baja humedad relativa, de solo el 62 %, la temperatura de 21,9 grados por la tarde-noche y la presencia de viento de nordés con rachas de hasta 45 kilómetros por hora.

Así, el fiscal sitúa al acusado a las 20.15 horas debajo de un puente existente en la autovía del Barbanza al que llegó en su coche y desde donde se dirigió a pie por un camino de tierra hasta la zona denominada como A Carballa, en la parroquia ribeirense de Palmeira. A sabiendas de que el fuego podía propagarse a lugares habitados, la acusación pública señala que Jesús Emilio Fernández creó al menos tres focos de fuego en la proximidad de dos núcleos rurales, el de Carballa y el de Deán o Grande, en paralelo con la vía de alta capacidad que vertebra la comarca barbanzana.

Con las condiciones ambientales que había aquel día y que el acusado conocía, el fuego se desplazó rápidamente desde la zona de Palmeira hasta el polígono de Xaras, en donde fue necesario desalojar varias naves industriales, y el Hospital do Barbanza, cuya evacuación se consideró muy seriamente porque se temía por la seguridad de los enfermos. Fue también preciso cortar el tráfico en la autovía y en la carretera AC-550, que une Ribeira con Porto do Son. En alguno de los casos, las restricciones para la circulación de vehículos duraron ocho horas y la Dirección Xeral de Montes calificó el incendio como de nivel 1 por el grave riesgo que supuso para las personas.

Entre la superficie quemada había terrenos propiedad del Concello de Ribeira, así como de las comunidades de montes de Artes y Oleiros. La mayoría del terreno arrasado era forestal, aunque también hubo tres yacimientos arqueológicos afectados, así como suelo rústico común y urbanizable.

Tras su detención, el cazador estuvo en prisión provisional desde el 20 de mayo del 2014 hasta el 13 de marzo del 2015 y ahora se le acusa de un delito de incendio en el que se puso en grave riesgo la vida de personas, por lo que la Fiscalía pide para él una dura pena de quince años de prisión. En el caso de que el tribunal no vea probado este especial peligro que supuso el fuego, el ministerio público presenta una petición de condena alternativa, con seis años de cárcel y una multa de 8.784 euros. En ambos casos, las indemnizaciones por el coste de la extinción y los daños ascenderían a los 164.265,43 euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La Fiscalía pide quince años de cárcel para el acusado de provocar el gran incendio de Ribeira del 2013