Chapuzas en la universidad: Las otras Farmacias de la USC

Goteras, persianas que no se abren, luces que no funcionan... Un perfil de Instagram colaborativo recopila los Epic Fail de las facultades compostelanas


Santiago / La Voz

Contra las miserias, sentido del humor. Y redes sociales. «A nosa universidade está feita unha merda e parece que non hai cartos para arranxala, pero polo menos podemos botar unhas risas compartindo as miserias das nosas facultades». Así se presentaba en septiembre Chapuzas USC, un perfil de Instagram colaborativo que publica fotografías y vídeos enviados por la propia comunidad universitaria. Vale que no está al nivel de la contaminación -y ahora demolición- del edificio central de Farmacia, pero algunos de los posts son antológicos, como el del paraguas roñoso protegiendo un servidor de una gotera. Un problema que, explican desde la facultad, ya está arreglado y está circunscrito a una sala que se estaba usando como almacén y ahora será reaprovechada. Aunque hasta hoy nadie se había acordado de sacar el paraguas.

Lo cierto es que la USC tiene problemas para llegar a todo por su carga de infraestructuras y más desde que el fondo para reparación y mantenimiento del plan de financiación universitario se mantiene constante durante la vigencia del acuerdo. Eso «está penalizando a mellora das infraestruturas nunha universidade en que o 60% se construíron antes de 1990» que además cuentan con edificios históricos en los que las intervenciones están reguladas y suponen que la institución tiene que desarrollar planes directores «altamente custosos».

Se dan situaciones delirantes. Un día alguien intentó abrir una puerta en Políticas y se quedó con la manilla en la mano. En Maxisterio están optando por el mobiliario vintage. Por lo menos está entero, no como en Económicas o en Historia. Es posible que en Matemáticas todavía se escuche el soniquete de un módem intentando conectarse a Internet. Allí todavía sobreviven ordenadores con ratón de bola y pantalla culona. ¿Filoloxía? En la biblioteca un poltergeist se manifiesta a través de un tubo fluorescente.

View this post on Instagram

Ups #cienciaspoliticas

A post shared by Chapuzas USC (@chapuzas.usc) on

Porque las goteras son, con mucha diferencia, el principal problema. «Hainas en todas as facultades. Envían moitas fotos diso e moitas son da mesma facultade en distintos puntos». Lo explica Ana, una de las universitarias que gestionan este archivo en tiempo real de los problemas de mantenimiento de la universidad. Chapuzas USC es un repositorio de cubos. Hay cubos en Dereito, hay cubos en la biblioteca Xeral. Hay cubos en Económicas y en Matemáticas. Hay cubos en el campus norte y en el sur. En los edificios históricos y en los modernos. Siempre cubos. 

View this post on Instagram

Compañeiros de biblio #BibliotecaXeral

A post shared by Chapuzas USC (@chapuzas.usc) on

Así hasta una docena de fotografías y vídeos a la semana. Son los picos de colaboración que recibe el perfil. Últimamente, las quejas proceden de las bibliotecas. «Estivéronnos mandando en Nadal moitos vídeos» y ante la avalancha de fotografías de salas de lectura a oscuras, por ejemplo, «fixemos tamén unha especie de enquisa na que preguntabamos se tiveran problemas, se puideran acceder facilmente ás bibliotecas da universidade...»

View this post on Instagram

Estudar sen luz, nova moda compostelá. #LaConchi

A post shared by Chapuzas USC (@chapuzas.usc) on

Y la más activa es la comunidad universitaria del campus norte, bautizado con el nombre oficioso de campus morte. «Da facultade que máis temos é de Económicas, pero non creo que sexa porque está especialmente mal comparada co resto. Supoño que será porque son máis activos», dice Ana, que también subraya que lo que más hace falta son... enchufes. «En moitísimas facultades non poden enchufar ordenadores ou cousas así».

¿Y la USC? «Non, nada». Pero con semejante archivo, la idea de los que gestionan el perfil es concertar una reunión «para intentar que polo menos solucionen os problemas máis urxentes»

Piquetas en la USC: el edificio central de la Facultad de Farmacia será demolido

Tamara Montero

La Universidade se deshace así de 5.500 metros cuadrados; durante estos tres meses estudiarán qué tipo de descontaminación pueden realizar

Drástica. Así es la decisión que ha tomado la USC con respecto a los problemas con las obras de la Facultad de Farmacia.Esta mañana, el decano, Francisco Otero, y el xerente, Xavier Ferreira, comunicaron a los estudiantes y profesores que el frontal de la facultad, donde se ubica el aulario, será demolido. «Iso é aforrar 5.500 metros cadrados» y unos costes de mantenimiento de unos 250.000 euros anuales, explicaba el xerente a la entrada de la reunión. Tiene sentido y lo explicaba el decano: el espacio de las tres naves es más que suficiente y ahora está desaprovechado. Solo hace falta reorganizarlo para disfrutar de lo que Otero definió como «espazo de calidade» para esta facultad. Lo que todavía no está muy claro es qué habrá después en ese espacio, ya que todo depende de qué tipo de descontaminación se llevará a cabo en la zona, afectada por un vertido de hidrocarburos que ya ha provocado algunos problemas de salud.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Chapuzas en la universidad: Las otras Farmacias de la USC