Dos duelos


La encuesta de Sondaxe a tres meses y medio de las municipales deja una certeza y una sorpresa. La certeza es la que se repite en los comicios electorales desde 1987 (excepto los del 2011) y no es otra que la hegemonía del centroizquierda e izquierda. Y la sorpresa es la posible irrupción de Vox con dos concejales, sorpresa porque si bien el partido de ultraderecha tiene vientos a favor en el conjunto del Estado, en Santiago puede encontrar el mejor puerto entre las ciudades gallegas. Así las cosas, está servido lo que es algo más que una hipótesis: la alcaldía de la capital de Galicia será para Martiño Noriega o Sánchez Bugallo, los líderes de las dos principales fuerzas del espectro ganador. Y hoy por hoy, es Martiño el que tiene todas las papeletas dada la ventaja que le saca al exalcalde, casi cuatro puntos en intención y 8,5 en estimación de voto, lo que se traduce en tres ediles de diferencia (ocho frente a cinco). Pero es cierto que ahí hay partido porque Compostela Aberta es una fuerza en retroceso y el PSdeG, con Bugallo, en ascenso y aún hay mucha tela cortar hasta el 26 de mayo. Entre otras cosas, la formación de candidaturas, en la que los socialistas deben esmerarse si quieren recortarle distancias a CA. La fortaleza de Vox que puede sentenciar el peor resultado de la historia del PP pese a que este llegue a ser la fuerza más votada por escaso margen, tiene lecturas varias, y una de las más sonoras, buscando el factor diferencial compostelano, puede relacionarse con las reticencias de una parte del voto tradicional del PP hacia los nuevos aires que ha tratado de insuflarle, con poco éxito, Agustín Hernández desde su accidentado desembarco en el 2014. Tanto por la derecha como por la izquierda, las espadas están en alto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dos duelos