Otra mujer denuncia al psiquiatra de Santiago investigado por abusos

Este es el sexto caso conocido, entre ellos uno anterior que el médico confesó


santiago / la voz

Otra mujer ha presentado denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago contra el psiquiatra compostelano Emilio González Fernández, investigado por un presunto delito de abusos sexuales sobre una paciente. Con este, son ya seis los casos conocidos hasta el momento, cinco en la causa actual y otro por el que el médico se tuvo que enfrentar a un juicio en el 2003 en el que se declaró culpable para que la Fiscalía le rebajase la pena a una mera multa de 7.000 euros tras indemnizar a su víctima con 3.000 euros, lo que permitió que se le aplicase la atenuante de reparación del daño.

Los hechos a los que esta mujer hace referencia en su denuncia son muy similares a los que ya se conocían de las otras afectadas. Todas han relatado situaciones muy parecidas, en las que eran objeto, presuntamente, de tocamientos tanto en su consulta pública del Sergas como en la privada que tenía en una céntrica calle de Santiago.

Hasta el momento, ya han declarado en el juzgado compostelano que dirige la investigación, a cuyo frente está la magistrada Ana López-Suevos, la actual denunciante y dos mujeres más en calidad de testigos-víctimas. Falta una tercera, también testigo, así como la que acaba de presentar la nueva denuncia. El relato de todas coincide en buena medida con el de hechos probados de la sentencia del 2003 en la que Emilio González confesó su culpabilidad, que recoge que en el año 2000, cuando la afectada acudió a su consulta privada, «la llevó hasta una camilla, donde la abrazó y acarició por diversas partes del cuerpo. Acarició la espalda y las orejas de su paciente. Metió sus manos por debajo de la ropa y colocó su pierna entre las piernas de la paciente, con inequívoco ánimo lascivo, al tiempo que le decía que tenía que enamorarse de él. Posteriormente, cuando se disponía a marcharse, el acusado sujetó su cara con sus manos y le dio un beso en los labios».

Posibles prescripciones

El motivo por el que la mayoría de las presuntas víctimas están personadas en el procedimiento en calidad de testigos es que los presuntos abusos sexuales de los que fueron víctimas ocurrieron hace alrededor de una década y, por tanto, el delito podría haber prescrito. En esta misma situación se encuentra la mujer que acaba de presentar la segunda denuncia contra el psiquiatra compostelano. Los hechos que relata también podrían haber prescrito, por lo que es posible que el juzgado archive su demanda, lo que haría que muy probablemente pasase a ser testigo-víctima en el caso por el que el médico está investigado, la figura por la que ahora se denomina la imputación.

Emilio González, que tiene 75 años de edad y está ya jubilado, fue uno de los psiquiatras de mayor prestigio en Galicia. Entre 1970 y 1975 fue jefe clínico del Psiquiátrico de Conxo, período en el que coincidió la reforma de esta institución para modernizar y humanizar el trato a los pacientes. Entre 1976 y 1978 fue fundador y director del Centro Psicosocial de Ferrol y después fue psiquiatra en el Hospital Clínico de Santiago, coordinador del centro de diagnóstico del ambulatorio Concepción Arenal y profesor asociado en la Facultad de Medicina de la USC. También es miembro de la sección de Etnomedicina del Museo do Pobo Galego y fue concejal de la primera corporación democrática compostelana tras concurrir a las elecciones municipales de 1979 en la candidatura de Unidade Galega.

Tras conocerse que había una investigación judicial abierta por los presuntos abusos sexuales del médico, mujeres que fueron sus pacientes y que aseguran haber vivido lo mismo que la denunciante manifestaron su convicción de que tenía que haber más personas afectadas. Una sospecha que se ha constatado solo días después, con la aparición de este nuevo caso. Desde el punto de vista de la instrucción judicial, sería determinante la aparición de algún caso cuyos hechos hubiesen tenido lugar en los últimos cinco años, ya que el presunto delito no habría prescrito, lo que supondría muy probablemente un cambio en la actual situación del investigado, al que sería posible imputarle un delito continuado y, de ese modo, las mujeres afectadas que actualmente solo pueden ser testigos podrían adquirir el estatus de denunciantes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Otra mujer denuncia al psiquiatra de Santiago investigado por abusos