«In memoriam» del profesor José García Oro


El pasado día 10 de enero fallecía el profesor y franciscano José García Oro. Un magisterio perenne y sus trayectorias, tanto literaria como investigadora, brillan en su persona con luz propia. Sus tres doctorados, dos en Roma (con Lucien Ceyssen y M. Batllori, S. I.), y Valladolid (Rumeu de Armas), son prueba de sus grandes dotes intelectuales.

Fue un gran conocedor de los archivos y bibliotecas, en especial de la Biblioteca y Archivo Vaticanos, Archivo de la Corona de Aragón, Histórico Nacional, Biblioteca de la Academia de la Historia, o Archivo de Simancas. Viví, en primera persona, cómo lo llamaban desde este último, preguntando dónde podría haber datos sobre un tema. Tras consultar sus libretas, en un día o dos recibían la respuesta esperada. Sus archivadores guardan miles de fotocopias de documentos gallegos, que se custodian en Simancas, «paciencia franciscana y sabiduría de maestro». Ir a los documentos, para escribir la verdadera historia.

Hay que pensar que, desde 1961 a 2001, fueron muchos veranos en solar pucelano, consultando legajos. En la Facultad empezó con sus clases en 1962, y hasta su jubilación en el 2001 continuó con ese estilo personal laborioso, alegre y sencillo, que aplicó tanto a la docencia como a sus investigaciones.

En cuanto a la trayectoria de las publicaciones del padre Oro (otro gran pilar de su vida), comienzan en 1954 y le dieron de fruto más de 131 artículos en revistas científicas, más de 73 libros, dirección de 6 tesis doctorales, asistencias a congresos internacionales, y participación en obras de referencia como el Proyecto Flórez, el Lexicon des Mittelalters-München, el Diccionario de Historia Eclesiástica de España, o la Historia de la Iglesia en España (BAC), entre otras. Un currículo al alcance de muy pocos y que hace de él uno de los más grandes profesores que impartió clases en la Facultad de Historia compostelana. Esa metodología de trabajo, escribir y explicar con sencillez y con rigor, y apoyado siempre en las fuentes, era única.

Pero hay otra faceta que conviene no olvidar al recordar a este lalinense de Goiás, que es su lado humano. Ante todo sacerdote franciscano, llevó el archivo y biblioteca de esta comunidad, y celebró las exequias de compañeros de claustro y amigos. Oficiaba además, a diario, en las Mercedarias y en el Policlínico de la Rosaleda (donde llevaba la comunión a los enfermos). Y un último bosquejo: contó con la amistad de muchos colegas con los que coincidió en la Facultad: M. C. Díaz y Díaz, Serafín Moralejo y su saga, Eiras Roel y Lucas Álvarez, el padre López-Calo, junto con los fieles ayudantes que tuvo, la llorada María José Portela y Miguel Romaní. Amigos suyos fueron los profesores Antonio García, Tellechea Idígoras, Quintín Aldea, Vicens Vives, J. Martín Abad, L. Suárez Fernández, Tomás Marín, Otero Pedrayo, Filgueira Valverde, A. Odriozola y Antón Fraguas... entre otros.

En Santiago era persona muy querida y admirada por su sencillez, sonrisa y sabiduría. Como me dijo un amigo, cuando me dio la triste noticia: «O pai Oro entrou onte no Ceo, pola porta máis grande que alí teñen».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«In memoriam» del profesor José García Oro