José Antonio Pose: «O mobiliario que se produce nunha impresora 3D ten moita resistencia»

El CIFP Politécnico de Santiago  inicia una experiencia que interesa a la USC y a empresas locales


santiago / la voz

El alumnado del ciclo superior de Deseño e Amoblamento del centro integrado de formación profesional (CIFP) Politécnico de Santiago ha elaborado el trimestre pasado mobiliario de plástico reciclado con una impresora 3D modelo Delta, gigante, no industrial. Comienza así uno de los proyectos más ambiciosos del centro en los últimos años, que prevé completar este semestre, con la capacidad de producir elementos complementarios de mobiliario impresos en cerámica. «Esta nova impresora 3D é un traballo que fixemos grazas a gañarmos un premio de innovación. É unha máquina experimental, semellante ás do modelo Delta utilizada na industria. Ten un funcionamento idéntico, aínda que a nosa está pensada para o traballo co alumnado e a súa velocidade e outras características son diferentes», explica José Antonio Pose, profesor del centro que promueve esta iniciativa.

«Esta impresora 3D foi deseñada por Álvaro Rey, enxeñeiro e xerente de MakerGal, unha enxeñaría galega de impresión 3D, que xerou a documentación técnica; despois xa a construímos aquí, no centro», agrega. Pretenden que puedan conocer sus posibilidades el alumnado de todos los ciclos, medios y superiores, de la familia de Madera y Mueble.

Esta nueva máquina, y sus posibilidades para la docencia, fue una de las novedades de la feria FP Innova, en el Gaiás, a finales de abril. Después la montaron en el Politécnico, y la ultimaron en diciembre. En el ciclo superior de diseño de mobiliario realizaron los primeros trabajos, entre los que destacan sillas, vasijas, lámparas y otros elementos: «O alumnado deseña o mobiliario en tres dimensións en Autocad, un Software para deseño asistido por computador, e a partir de aí pode facer na Delta mobiliario a escala real. A peza de maior tamaño que podemos imprimir é de 1 metro cúbico. A partir de aí podemos enganchar e aparafusar pezas para facer un mobiliario máis grande», manifiesta Pose.

La impresora 3D puede utilizar plásticos PLA, BSA, estándar, que se utilizan habitualmente en impresión 3D; o plástico reciclado «que funciona moi ben: polietileno de alta densidade, PET e PLA», dice. El material lo consiguen al triturar y fundir botellas de plástico y sus tapones, o restos de otras impresiones fallidas, que les permiten obtener plásticos diversos. «A idea final era construír mobiliario a partir de plástico reciclado. Xa comezamos cos primeiros produtos, e nos próximos meses perfeccionaremos o sistema. O máis complicado foi coordinar a programación, ou a temperatura, para que a impresión sexa perfecta. Comprobamos como o mobiliario que se produce nesta impresora 3D ten moita resistencia. A impresión de algúns dos produtos que se deseñaron durou menos dunha hora; a demora para imprimir cada unha das cadeiras, máis complexas, foi por volta dunhas 10 horas. A demora da impresión depende do deseño: canto máis macizo sexa, máis tarda», sostiene Pose.

La USC y empresas locales han demostrado ya interés en los resultados de esta tecnología y se abren a posibles colaboraciones, destaca Pose. También en el Centro Autonómico de Formación e Innovación (CAFI) de profesorado, de la Consellería de Educación, la conocen. El modelo Delta es la máquina estrella del aula de impresión en 3D del Politécnico: «O ideal sería poder aproveitar mellor as posibilidades do láser e esperamos solucionar nuns meses os detalles que aínda nos faltan para iso», avanza.

Docente. José Antonio Pose es profesor de ciclos de madera de formación profesional en el Politécnico de Santiago.

Tecnología. La tecnología que ultiman es una impresora 3D modelo Delta, no industrial: la diseñó la ingeniería MakerGal y la construyen en el centro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

José Antonio Pose: «O mobiliario que se produce nunha impresora 3D ten moita resistencia»