Las constructoras, contra el concurso para el Parlamento

Denunciaban que las bases no se ajustaban a la legalidad


El concurso para contratar las obras de rehabilitación del antiguo cuartel de O Hórreo, con vistas a convertirlo en la sede definitiva del Parlamento, movilizó a la Federación Gallega de la Construcción. Tal día como hoy de hace 31 de años trascendían las gestiones realizadas por la patronal del sector ante parlamentarios autonómicos para intentar modificar ese concurso. Los empresarios llegaron a anunciar su intención de plantear un contencioso administrativo si la Cámara no accedía a esa revisión de un concurso cuyas bases, advertían, «no se ajustan a la ley». La obra de rehabilitación contaba con un proyecto técnico redactado por el arquitecto Andrés Reboredo Santos y la previsión era adjudicar antes de final de aquel año (1987) unos trabajos que disponían de un presupuesto de 772,87 millones de las antiguas pesetas, equivalente a 4,64 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las constructoras, contra el concurso para el Parlamento