Voluntarios que traspasan fronteras

Dos jóvenes alemanes y un estadounidense colaboran con Protección Civil de Santiago


Santiago / La Voz

Están siempre ahí, dispuestos a ayudar. Habitualmente, en un segundo plano. Trabajando de forma altruista para que todo salga bien y preparados en todo momento para actuar si las cosas se tuercen. El batallón naranja de Protección Civil se nutre de voluntarios y en la agrupación de Santiago, una ciudad cada vez más abierta al mundo, siempre hacen falta manos. Por eso la llegada de un refuerzo internacional ha sido muy bienvenida. A sus filas se han unido dos jóvenes alemanes y un estadounidense que estos días rompen fronteras y aportan su granito de arena al equipo dirigido por Begoña del Río.

Robert Schraje y Elena Gürtler, de 19 y 20 años, llegaron el 14 de octubre a Santiago y le quedan apenas dos semanas más en la ciudad antes de volver a sus respectivos lugares de origen, Múnich y Berlín. Ambos empezaron a aprender español en su país y una colaboración entre su centro y la Fundación Paideia hizo posible que vinieran por primera vez a la capital gallega para mejorar su dominio del idioma. Ya aquí, les propusieron tener un mayor contacto con la ciudad, colaborando con la agrupación de voluntarios compostelana, cuenta Elena. Y dijeron que sí.

«Todos los viernes tenemos clase de castellano y los otros días venimos a Protección Civil», continúa la berlinesa. ¿Cómo colaboran con la agrupación? «Por ejemplo esta semana recibimos un curso básico de manejo de motosierra», explica Robert, para poder retirar los árboles caídos por un temporal u otros motivos y restablecer la circulación en las vías públicas. También prestaron apoyo en eventos deportivos, desde en partidos de fútbol y baloncesto como en carreras, se implicaron en la vigilancia del Camino de Santiago brindando orientación y ayuda a los peregrinos, y hasta echaron un cable ordenando el almacén de la agrupación en San Lázaro.

«Se adaptaron perfectamente y son muy buenos fotógrafos», destaca Begoña del Río, quien ensalza el esfuerzo de sus voluntarios cada vez que tiene ocasión. Los jóvenes reconocen haber quedado fascinados con el Camino. Su paso por Protección Civil les dio la oportunidad, por ejemplo, de asistir a su primer partido de baloncesto. «Nunca habíamos estado antes en uno», dicen, ni tampoco en una organización de voluntariado. No solo recomiendan la experiencia sino que incluso consideran la posibilidad de apuntarse en una a su regreso a Alemania.

Decididos a volver

«Cada día es diferente, haces algo distinto. Y los voluntarios con los que coincidimos trabajan duro y son buena gente», indica él. «Siempre están dispuestos a ayudarnos», añade ella. Hasta los llevaron a probar churros, algo que Elena, vegana, disfrutó especialmente. Y Robert siempre recordará el día en que cató los calamares en su tinta. Sobre la ciudad, aprecian el ritmo de vida. «Todo parece más relajado», señalan, aunque «los buses llegan siempre tarde», apunta entre risas la joven. Los dos están decididos a volver a Santiago, al igual que Michael O´Connor.

El americano de 22 años fue la última incorporación internacional a la agrupación. Llegó en septiembre y se quedará hasta junio, pues es auxiliar de conversación en el colegio de Ventín (Ames). Esto lo limita bastante para colaborar con Protección Civil, con la que ha prestado apoyo en el Campeonato Mundial de Ajedrez Cadete celebrado en el Gaiás. «Me divertí mucho porque me encanta el ajedrez y espero ayudar más en el futuro», dice el graduado en Química y Español. A diferencia de los otros, el de Indiana ya había estado antes en España, en Toledo, aunque para los tres esta es su estancia más larga lejos de casa. Como a Robert, le sorprendió que lloviese tanto en Santiago. «La gente en general es muy amable y el paisaje es superbonito», destaca Michael.

Unas 50 personas arriman el hombro en el equipo, en el que destacan mujeres

Protección Civil de Santiago cuenta con unos 50 efectivos actualmente, en un equipo que destaca por ser una de las agrupaciones con más mujeres entre sus filas, incluida la responsable (pocas tienen una al mando). De los 30 habituales, una docena son féminas. Frecuentemente cuentan con Bachilleres Internacionales del IES Rosalía de Castro entre sus voluntarios. De hecho, los trabajos de tres de ellos (Esther, Iago y Julia) recibieron recientemente el Premio Stephen Hawking. «Ademais do seu esforzo titánico no curso, sacan tempo para facer voluntariado na AVPC de Santiago, para facelo de xeito comprometido e facelo moi ben», loan en la agrupación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Voluntarios que traspasan fronteras