«Tenemos el currículo vacío, ¿qué hacemos?»

Cerca de 250 alumnos y titulados asistieron a la primera jornada de empleabilidad de la fundación Human Age Institute en la USC, en la que intervino  la youtuber Gominuke

;
«Tenemos el currículo vacío, ¿qué hacemos?» Cerca de 250 alumnos y titulados asistieron a la primera jornada de empleabilidad de la fundación Human Age Institute en la USC.

Santiago / la voz

Muchas preguntas. El tema interesaba. Tanto, que hubo que buscar más sillas por la facultad de Relaciones Laborales. Cerca de 250 alumnos y titulados participaron ayer en PowerYou Xperience, una jornada donde aprender a meter el primer pie en el mundo empresarial e impulsar sus carreras. Charlas, talleres prácticos sobre cómo adaptar el currículo a la era digital o cómo realizar una presentación que no deje indiferente y asesoramientos individuales ayudaron a abrir pequeños claros de luz en la densa sombra de la incertidumbre laboral.

«Tenemos el currículo vacío, ¿qué podemos hacer para mejorarlo?», planteaban a una experta en selección de personal de Manpower dos alumnas de cuarto, Lorena González Chapela y Natalia Gianzo Maroñas. No se trata de inventar ni de rellenar redactando, indicó la asesora, sino de «hacerlo más visual». La foto, preferiblemente a la izquierda. Para hacerlo más atractivo, se llevan los iconos (un teléfono para indicar el móvil, un sobre para la dirección, banderas para los idiomas...). Y fechas, ¡imprescindibles!. Como recurso, los dobles espacios y una pequeña presentación ayudan a que el papel no parezca tan blanco. ¿Dos días como promotora? «¡Ponlo! Es una experiencia más y seguro que algo aprendiste».

«Este asesoramiento personalizado fue lo que más nos ha gustado de todo el programa», reconocían las dos santiaguesas porque el salto al mercado laboral «da vértigo, pero también ganas», indicaban. Y saber de boca de los propios reclutadores qué esperan de ellos, ayuda. «Ha sido la mejor charla de estos cuatro años», afirmaba una estudiante a la salida del encuentro que organiza la fundación Human Age Institute y recaló por primera vez en la USC. Los representantes cuatro grandes empresas también hablaron de sus procesos de selección y la youtuber Gominuke analizó los claros y sombras de esta nueva opción laboral.

«Ser ‘youtuber’ no es fácil»

Georgia Elliot, alicantina de 25 años se rebautizó hace 7 como Gominuke, cuando colgó sus primeros vídeos en YouTube. Hoy tiene más de 187.000 suscriptores. Cuando empezó, dice, «había muy poca gente. Era algo que me gustaba, entretenía y apasionaba. Con el tiempo empezó a explotar, pero al principio no tenía ni idea de que podía ser una salida laboral», cuenta tras su charla en la USC.

¿Si es un trabajo fácil? «Es muy, muy complicado. Son muchos años 100 % gratuitos. Si no tienes ganas de hacerlo es difícil aguantar. Como mínimo, son dos años para llegar a ganar algo. Las propias visitas dan poco dinero. Crear propios productos, el crowdfounding o trabajar con marcas es una forma de hacerlo, pero lleva muchas horas. Contra lo que muchos creen, ser youtuber no es un empleo fácil, para nada. Y una cosa que no se paga es la exposición pública y el desgaste psicológico», subraya.

Asegura que el canal le exige más dedicación que su propio trabajo desarrollando contenidos online para Endemol. Dice que las mujeres lo siguen teniendo más difícil en Internet: «Estás más expuesta a críticas». ¿Lo más peligroso? «Darle autoridad a tu audiencia y que te puedan pedir explicaciones». El mensaje que quiso que calase entre los estudiantes de la USC es que «tienen que aprovechar el tiempo en la universidad. Eso te da una buena base, pero tú mismo tienes que crearte tus propias oportunidades, poniendo de tu parte y encontrando tu pasión». E Internet puede ser una buena plataforma, incide.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«Tenemos el currículo vacío, ¿qué hacemos?»