Hernández y Reyes frenan la revisión del Plan Especial de Martiño Noriega

PP y PSOE no respaldan la solicitud a la Xunta del inicio de su evaluación ambiental


santiago / la voz

Compostela Aberta chocó ayer de nuevo con la aritmética plenaria. Y no hizo falta ni que los grupos mayoritarios de la oposición votasen juntos. Llegó con que el PP se opusiese y el PSOE se abstuviese para que la pretensión de promover la tramitación oficial de la revisión del Plan Especial (PE) del casco viejo, con la solicitud a la Xunta de su evaluación ambiental, se quedase en eso, una mera pretensión. La traducción práctica es que la revisión del planeamiento de la zona histórica, un procedimiento que inició el PP en el anterior mandato y que CA recondujo, queda paralizada, al menos de momento.

La petición a la Xunta del inicio de la evaluación ambiental ni siquiera es competencia plenaria, sino de la Xunta de Goberno. Sí es del pleno, y con mayoría absoluta, la modificación del planeamiento general. Y la ampliación del ámbito del PE que propone en su perímetro afecta al PXOM, por eso tramitó el punto a través de la corporación, en base a un informe del secretario, justificó.

Pero Paco Reyes (PSOE) entiende que llevarlo al pleno solo es una argucia de Noriega para hacer ver que «algo fixo», cuando «nestes tres anos non fixeron nada» más que hablar del riesgo de «musealización» del casco histórico, pero sin mejorar servicios y «permitindo a súa degradación tabernaria». «E agora queren repartir unha responsabilidade que é súa». Reyes cree que la Xunta de Goberno puede retomar la tramitación que ayer frenó el pleno, porque «isto non é máis que un teatro» en el que pretenden que «avalemos que ese plan especial está, cando non é certo».

La propuesta es un borrador del PE. Ya lo apuntó Jorge Duarte (CA) en la defensa de un proceso de revisión en la que no soslayó los problemas iniciales con la empresa redactora y los informes negativos de técnicos municipales, hasta que se resolvió abordar en paralelo la revisión del planeamiento con la elaboración del plan de gestión, que permitió introducir los contactos ciudadanos de los que se vale para defender que hubo una participación que la oposición niega.

Sin convencer ni al BNG, que no obstante no quiso obstaculizar que esa tramitación arrancase, la abstención socialista fue un auténtico varapalo para CA ante la posición de un PP que cuestionó un documento planteado de «xeito unilateral, sen participación», que debería seguir unas pautas «que non atopamos», y este «non é un documento calquera», sino que es el segundo planeamiento más importante de la ciudad, dijo Agustín Hernández. «Ten que ser modélico» y para ser este «o primeiro paso que leve á meta, debería ser un paso firme, seguro, consensuado e debatido máis aló das pseudoparticipacións que se inventaron vostedes», añadió el popular.

El BNG apoyó a CA, aunque sin comprometer posiciones futuras

Las críticas por el nivel de indefinición de unos documentos que «chegan tarde e non chegan ben» se oyeron también en las filas nacionalistas, pese a que el BNG estaba dispuesto a apoyar el inicio de la evaluación ambiental para no entorpecer la tramitación de un documento aún en fase de borrador y en el que habría tiempo, antes de su aprobación inicial, para mejoras. Este apoyo no condicionaba su posición futura, advirtió Rubén Cela, tras coincidir con Reyes en que más que una revisión del PE lo que necesita el casco es uno de gestión.

Pero el apoyo del BNG no fue suficiente. Se requerían 13 votos, la mayoría absoluta, aunque el pleno funcione con 24 ediles por la vacante del PSOE. De hecho, el PP incorporó ayer a Pedro Rey, en sustitución de Teresa Gutiérrez, que lo dejó hace poco.

El gobierno sí salva la modificación puntual que prohíbe nuevos usos turísticos en la almendra del casco

Noriega sí salvó la aprobación definitiva de la modificación puntual del PE que prohíbe nuevos usos de alojamientos turísticos en la almendra, una modificación promovida al ver que la moratoria inicial de CA vencería antes de que estuviese la revisión del Plan Especial. Y no prosperó por que la propuesta satisficiese a todos, sino porque en este caso le llegaba con mayoría simple.

El PP votó en contra y el PSOE se abstuvo, como el BNG. Aunque muy crítico con la falta de iniciativa de CA para introducir servicios que incidan en la recuperación de población y por la falta de una solución a las viviendas turísticas registradas en la Xunta y de gestión familiar, el Bloque justificó su voto por «responsabilidade». De no prosperar la iniciativa, el día 25 vencería la moratoria actual, lo que quería evitar. Goretti Sanmartín reclamó que se inspeccionen las viviendas turísticas que están «totalmente ilegais», porque «aí non fixeron nada», y no dejó de compartir con Hernández y Reyes su preocupación por la inseguridad jurídica en que esta modificación deja a las que complementan economías familiares y están registradas en la Xunta. El PP estaba dispuesto a apoyar el punto si se retiraban de él las viviendas turísticas, introducidas en esa «modificación con nocturnidade».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Hernández y Reyes frenan la revisión del Plan Especial de Martiño Noriega