«Non conseguimos ir en bus ao campus norte porque vai cheo e xa nin para»

Un grupo de universitarios demanda más frecuencias en los días de lluvia para poder asistir a clase


Santiago / la voz

Laura Garrido lanza un mensaje desesperado al maremagno de botellas a la deriva que hay en las redes sociales. La joven de 19 años pide una explicación al Concello de Santiago: «¿Podedes explicarme por que nunca conseguimos subir en bus ao campus norte xa que vai cheo e non para?». Tras la pregunta, una reclamación: «¿A que esperades para poñer unha mellor frecuencia e máis buses? Os universitarios do campus norte tamén imos a clase».

La coruñesa, matriculada en segundo curso de Xornalismo, no es la única que se encuentra en esta situación, explica. Otros compañeros de su facultad y del campus norte se quedan en la estacada. Fácilmente se pueden juntar 10 estudiantes en Xeneral Pardiñas, más los que lo cojan en la siguiente parada, la plaza de Galicia, indica.

Esta situación coincide siempre con días de lluvia, una circunstancia casi colateral a vivir en Santiago, que se encuentra entre las cinco ciudades más lluviosas de España. «Todo o mundo colle o que se supón que é o autobús universitario, a liña 15, na primeira parada e os que vimos logo vemos pasar o bus por diante de nós», lamenta Laura.

En esta situación se vio varias veces la semana pasada. El problema, destaca, es que el servicio no responde a la demanda que tiene, especialmente en hora punta, a las nueve de la mañana o cuatro de la tarde, cuando los universitarios se desplazan para ir a clase y coinciden con otros vecinos que utilizan la misma línea de autocar para sus desplazamientos habituales dentro de la ciudad.

«Se temos que esperar á seguinte frecuencia xa non chegamos. Tarda 20 minutos. E, co plan Bolonia, temos obrigada asistencia ás clases prácticas. Máis de tres faltas supón un suspenso e non ter dereito á avaliación», apunta la estudiante de la USC.

¿Qué opción les queda? «Non queda outra que ir en taxi», subraya Laura Garrido. Esto, continúa, supone multiplicar el gasto en transporte de forma periódica: «A Xornalismo son 6 euros e é inviable pagar esta cantidade cada vez que chove para moitos».

Exigen una solución

Para los universitarios que residen en el Ensanche compostelano y se ven en la obligación de acercarse diariamente al campus norte, la solución «é bastante doada» y pasa por «poñer máis frecuencias» en las horas punta durante el invierno, que es cuando hay más dificultades. Tienen claro, vista la experiencia, que «o servizo de transporte urbano en Santiago funciona fatal e os recursos non están adaptados ás necesidades reais», dice Laura, en calidad de portavoz de todos sus compañeros.

«A liña 15 non só é o bus universitario, tamén conecta á cidade. E, xa que tanto presumen os gobernantes de que esta é unha cidade de estudantes e de todos os beneficios que a vida universitaria lle aporta, non estaría de máis que se preocupasen un pouco máis por nós», reprocha la herculina. «En A Coruña pasan os buses universitarios cada pouco e tes marxe a coller o seguinte se hai calquera contratempo. Iso é o normal, non o que sucede aquí», continúa.

Los estudiantes del campus norte santiagués también tienen la opción para llegar a sus facultades de coger el C5, pero el recorrido que hace da más vueltas antes de llevarlos a su destino. «Unha viaxe de 15 minutos pode supoñer case o dobre de tempo», destacan. Y a ello se une que las frecuencias son aún mucho más dilatadas que en el caso anterior, pues esta línea pasa cada 60 minutos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Non conseguimos ir en bus ao campus norte porque vai cheo e xa nin para»