Denuncian a un taxista de Santiago por negarse a llevar a un perro guía

El gremio reprueba el comportamiento del conductor y recuerda que es sancionable

Jacqueline Duarte tiene a su perra guía Quinn desde hace un año
Jacqueline Duarte tiene a su perra guía Quinn desde hace un año

Santiago / LA Voz

Visitaba por primera vez Compostela y la experiencia quedó enturbiada por un capítulo nada agradable. Jacqueline Duarte Fernández, una joven de Ponferrada de 21 años, decidió pasar el puente festivo en la capital gallega junto a dos amigas invidentes, como ella. El sábado por la tarde, relata, a la salida del centro comercial As Cancelas, se dispusieron a coger un taxi para regresar al lugar en donde se alojaban. «Nos indicaron dónde estaba la parada y fuimos hasta allí. Estuvimos esperando frente a un taxi, que no sabíamos que lo era. Cuando vino otra persona y nos preguntó si íbamos a subir, el taxista se bajó del coche y dijo que no llevaba a mi perra», cuenta.

Jacqueline Duarte convive desde hace un año aproximadamente con un perro guía, un cruce de labrador y golden de 28 meses llamada Quinn. Sus amigas, explica, que no tienen un animal de asistencia se sirven de un bastón. «El taxista se negó aunque le dijimos que era su obligación y él insistió en que no tenía por qué llevarlo. Le pedimos el número de licencia y no nos lo dio, pero se acercó un hombre en ese momento que nos lo facilitó. Al final, nos fuimos con otro conductor que se ofreció a llevarnos. Me enfada que no me acepten por el perro, aunque por suerte había otro taxi para transportarnos», dice con más resignación que indignación, aunque ha decidido denunciar al profesional.

La joven asegura que desde que tiene a Quinn nunca había tenido ningún percance de este tipo. Señala, además, que para moverse por Santiago contactaron con casi media docena de taxistas y ninguno de ellos, salvo este, les puso trabas. «Cuando llamo por teléfono para pedir un taxi siempre aviso que tengo un perro guía, porque sé que en Ponferrada hay conductores alérgicos, pero en este caso fuimos directamente a la parada», añade.

Jacqueline ha preparado un escrito denunciando lo sucedido que remitirá, en primera instancia, a la asociación de taxistas a la que pertenece el conductor al que acusa. Desde Radio Taxi Compostela no solo condenan este tipo de conductas, sino que las consideran «inadmisibles», dice su presidente, Jesús García Gómez.

Aunque la ley ampara el derecho específico a viajar con «animales o utensilios de ayuda o auxilio a personas ciegas», precisamente Radio Taxi Compostela incluyó en sus estatutos el pasado miércoles entre las faltas muy graves negar el acceso a perros guía como «una herramienta más de la asociación para evitar estas situaciones», indica el presidente. Incumplirlo implica una inhabilitación de 25 días y una sanción económica de 100 euros, que se agravan en caso de reincidir. García Gómez explica que se da la circunstancia, además, que en la asociación «todos nuestros empleados tienen algún tipo de discapacidad, incluida la visual, por lo que estamos especialmente sensibilizados contra la exclusión, empezando por la laboral».

Por otra parte, el presidente de Radio Taxi indica que una comisión, que escuchará a las dos partes, dictaminará una resolución a nivel interno, independientemente de que se eleve la denuncia a las Administraciones públicas. Según la versión que el profesional acusado dio a la directiva, una persona habría entrado a su taxi antes que las tres amigas, que contaban con otro vehículo disponible al lado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos
Comentarios

Denuncian a un taxista de Santiago por negarse a llevar a un perro guía