La improvisada «jam session» de Salvador Sobral en Santiago

Un día antes de su programada actuación en el Auditorio de Galicia, el artista portugués sorprendió, junto al pianista Abe Rábade, a los asistentes a la sala compostelana Dado Dadá


Fue la primera vez que Salvador Sobral pisó Galicia, pero es innegable que la estancia del artista portugués en Santiago dio para mucho. El músico luso, que sorprendió a no pocos santiagueses por su renovado aspecto -con pelo corto-, una metamorfosis que le distancia de ese artista que conquistó Eurovisión con su Amar pelos dois, llegó a la capital gallega para recibir el miércoles una distinción en la Gala Arritmar, celebrada en el Auditorio de Galicia, un evento que premia a la música y poesía más destacada del año en gallego y portugués. Sobral actuó en la cita junto al pianista compostelano Abe Rábade, en una actuación que ya dejó una primera sorpresa entre el público al entonar ambos Eu en ti, poema de Celso Emilio Ferreiro musicalizado por el pianista gallego.

Fue justo durante la preparación de ese tema -horas antes de la gala-, y a instancias del propio Sobral, que preguntó a Rábade si habría algún local en Santiago donde poder realizar juntos una jam session, de donde surgió la idea de acercarse después del evento al Dado Dadá, una segunda casa para el músico compostelano.

Abe Rábade, que se deshace en elogios al portugués, tanto «pola súa sensibilidade e talento, como por recoller o legado dos mellores cantautores portugueses ou, sobre todo, por abrir un estilo como o jazz a un público que chegou a el polo azar de Eurovisión», pone el acento en que el portugués siempre trata de empaparse de la música de esos lugares donde actúa. «Polo seu propio proceso evolutivo, aspira sempre a que os seus destinos fagan mella nel», subraya.

Bajo este propósito, y tras su actuación en la Gala Arritmar, ambos se desplazaron junto al trío que acompaña al luso a la sala compostelana Dado Dadá, donde, para sorpresa de los asistentes, se embarcaron en una casi improvisada (habían llamado solo horas antes para avisar) jam session en la que se ganaron al público por el ritmo y lo ecléctico del repertorio y en la que, de nuevo, no se olvidaron del Eu en ti de Celso Emilio Ferreiro. «Foi unha actuación, como as de Sobral, arriscada, teatral, moi jazzística», explica Rábade. «Para min resultou unha maravilla e creo que o público a disfrutou», añade el compostelano. 

Anoche, Salvador Sobral sí tenía un concierto cerrado en el Auditorio de Galicia para el que se agotaron las entradas y al que invitó a Rábade a hacer los bises. Fue allí donde de nuevo quisieron rendir honor a Galicia con un Alalá das Mariñas.

Rábade, que reconoce que el trabajo compartido estos días con Sobral en Santiago resultó muy enriquecedor, avanza que ya piensan en nuevos trabajos juntos. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

La improvisada «jam session» de Salvador Sobral en Santiago