Luisa Carou: «El Camino es la libertad total»

irene martín SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

irene martín

Junto a su compañera, Joyce Saris, promueve las peregrinaciones a Compostela desde Holanda, donde residen

12 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Se engancharon al Camino de Santiago hace unos años y ahora siempre vuelven por vacaciones. Luisa Carou y Joyce Saris son una pareja holandesa a la que le gusta andar despacio, rompiendo las etapas tradicionales y buscando la tranquilidad de los albergues menos concurridos. «El Camino para mí es la libertad total, salir de la ‘movida’ que tenemos en la sociedad actual y disfrutar de la hermandad que hay», expresa Luisa sin titubear. «Personalmente -añade- es volver a la tierra de mis padres y gozar de Galicia, porque las sensaciones que me produce el Camino en Galicia no son iguales a las de fuera».

Luisa Carou es la tercera de tres hermanos de una familia de O Carballiño, pero ella nació en Holanda, y siempre abrigó la inquietud por conocer y descubrir sus raíces: «Mis padres emigraron a finales de los sesenta y yo tuve la inmensa suerte de poder estudiar y formarme». De Joyce Saris, su «compañera de vida desde hace dieciocho años», dice que ya es casi «más galleguiña» que ella.

Ambas recorrieron recientemente el tramo del Camino Francés de Ponferrada a Sarria. Y no comparten la idea de que este itinerario, que sigue siendo, con diferencia, el más transitado por los peregrinos, esté masificado: «Creo que se infla mucho por las redes sociales, pero nosotras no lo percibimos así; quizá por la mañana al ponernos en marcha, pero luego ya no. Sería una pena que la gente se dejase influir por estos rumores y no hiciese estas etapas hermosísimas», advierte Luisa. En el 2016 falleció su padre y entonces optaron por hacer la Ruta desde León, ciudad donde él había nacido: «Estaba entusiasmada y emocionada al darme cuenta de que estaba viendo con mis propios ojos lo que vieron los ojos jovencitos de mi padre. Encontrar la casa donde nació y ver cómo hoy en día es un albergue de peregrinos fue impresionante. Dormimos dos noches allí antes de empezar la caminata».