La falta de plazas de garaje y sus precios activan la oferta compartida

Las más deseadas, en el centro, rozan los cien euros al mes y los 60.000 a la venta


santiago / la voz

Todavía no es una práctica extendida, pero cada vez es más habitual encontrar oferta y también demanda de plazas de garaje de particulares para compartir por horarios y días. Responde a una realidad que sí está bien enraizada en el centro de Santiago: hay poco y muy, muy caro. El precio de una buena plaza de garaje en el entorno de Montero Ríos, Xeneral Pardiñas y los primeros tramos de República del Salvador se ha estabilizado en torno a los 50.000 y 55.000 euros. Es difícil encontrarlas más baratas, pero si tienen un tamaño y accesibilidad decente pueden rozar los 60.000. Esas mismas propiedades, para alquilar, no bajan de los 90 euros.

La casuística tiene dos direcciones. Miles de vecinos viven fuera de Santiago, trabajan en el centro y necesitan un espacio para aparcar que no utilizan por la noches, a veces ni de mañana o tarde, según los turnos laborales, y con un uso anecdótico los fines de semana. Pero también hay personas que teniendo una plaza en alquiler o propiedad en el centro salen sistemáticamente a trabajar en determinados horarios (de mañana), y la posibilidad de ganar unos euros que a veces dan para financiar la comunidad está animando a algunos a poner su plaza a disposición. Las webs de grandes grupos inmobiliarios o de anuncios de Internet suelen ser las plataformas en las que se está moviendo esta modalidad, «aunque también nos están llegando algún cliente a la agencia para preguntar o proponerlo», admiten desde Quatrium Inmobiliaria.

La mayor amenaza de estas ofertas de particulares son los aparcamientos públicos -de gestión privada-que en los últimos años se han esforzado por ofrecer abonos matinales, de tarde o nocturnos, aunque los precios suelen estar algo por encima, con la ventaja de que están vigilados y ahorran, en caso de propiedad, las siempre complejas relaciones vecinales y las habituales derramas. De todas formas, es difícil encontrar ofertas que bajen de los 60-70 euros al mes por aparcar solo en uno de los turnos, de mañana o de tarde.

En estos días, en los que suele haber bastante movimiento de búsqueda, se pueden encontrar también ofertas en zonas como la avenida de Barcelona, Conxo o Fontiñas. En estos casos, el problema ya no es de dinero, sino de espacio físico. «Los hospitales y los juzgados generan mucha tensión en estos barrios», comentan los responsables de DeCasa Servicios Inmobiliarios, lo cual también explica que el precio de Fontiñas, sobre todo en las rúas Londres, Berlín, Viena y Área Central, sea superior que en Santa Marta o A Choupana, donde los pisos sí son sensiblemente más caros. Sin embargo, el desarrollo de estos últimos se ciñó a los códigos de edificación más recientes y, en algunos casos, se han provisto a edificios con dos plazas por vivienda. «Hay claramente más oferta», concluyen.

1,2 millones de euros

Los precios de las plazas se mueven en rangos muy pequeños en los diferentes barrios, pero la ubicación exacta importa e influye en la velocidad en que sale del mercado. «No es lo mismo tener un espacio para aparcar en Conxo, junto a Romero Donallo, que al fondo del barrio», explica un profesional, quien también recomienda ajustar la tarifa y dejar bien claro cuando el espacio es ajustado para un coche de más de cuatro metros o para un todoterreno más voluminoso. Sí existe, sin embargo, una oferta en la actualidad que llama la atención: un párking completo de un edificio que se vende en el Ensanche por 1,2 millones de euros. Se trata de 35 plazas, algunas con hasta 30 metros cuadrados «y de fácil acceso», según reza el anuncio.

Un apartamento

Los precios de las plazas de garaje del centro de Santiago están a punto de costar lo mismo que un apartamento de una habitación en Milladoiro. Sin embargo, el precio máximo del alquiler de estos cotizados espacios ronda los cien euros. Es evidente que existe un desajuste del mercado en el que las instituciones públicas pueden influir decisivamente al poner más subsuelo a disposición de los usuarios. Con tarifas razonables, claro.

En la zona vieja vuelan, y las dependencias autonómicas influyen en el norte

Donde no queda más remedio que entrar por el aro de los aparcamientos públicos es en el casco histórico. Las limitaciones de acceso a determinadas calles y la falta evidente de garajes en las casas hacen que el rastreo de un hueco estable para dejar un automóvil en la zona vieja sea estéril, por descontado en las rúas nobles, pero también en algunos edificios más periféricos que sí se dotaron de bajos con espacio para algún coche. San Caetano, más alejado del centro, mantiene todavía precios relativamente altos de alquiler por la influencia de las dependencias autonómicas, y aunque hay un poco más de oferta, es bastante limitada.

Xeneral Pardiñas es considerada por los especialistas de Santiago la zona cero de los precios en las plazas de aparcamiento, que decaen más a medida que se aleja la ubicación hacia el sur. En cambio, el llamado ensanche viejo -entre O Hórreo y Sar- se mantiene en torno a los 80-90 euros, ya que hay muchos edificios sin garaje.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La falta de plazas de garaje y sus precios activan la oferta compartida