Laura Aldrey: «Las fiestas también deben servir para recuperar el orgullo de Conxo»

Asegura que «cuando el domingo salga la Virgen, nos olvidaremos todo el trabajo»


Santiago / la voz

A Laura Aldrey le rondaba por la cabeza una idea desde hace un par de años, y el pasado septiembre, cuando la Virgen de la Mercé no salió en procesión, tomó una decisión: «No podíamos quedarnos un año más sin ver salir a la Virgen». Aldrey lamentaba que las personas mayores del barrio no pudieran revivirla, «y que los niños y los más jóvenes no siguieran viviendo una parte de la tradición de nuestro barrio».

Como vecina de Conxo «de toda la vida», Laura se puso manos a la obra y, junto a otros amigos, decidieron que «al menos la procesión tenía que salir el domingo». Dicho y hecho. «Los vecinos se volcaron con nosotros. Cuando empezamos a ir a pedir para la fiesta, nos recibieron muy bien. Somos del barrio y nos conocen, así que la gente confió en nosotros», agradece. Las cinco chicas y tres chicos de la comisión no solo viven en el barrio, sino que son de «familias de toda la vida de Conxo. Con padres y abuelos de Conxo», destaca Aldrey. La procesión saldrá de Patio de Madres, como es tradicional, y llegará a la iglesia de Conxo, «acompañada de la banda de tambores de la Cofradía y de la Banda de Música de Arca. Sale y lo hace con todos los honores»

Aunque el propósito principal era ese desfile, fueron más allá. «Una vez cumplidos con los detalles de la procesión, nos planteamos que si el dinero iba dando, podíamos aumentar los días de fiesta», explica Laura Aldrey. Asegura que el trabajo de organizar tanto la procesión como los tres días de fiestas «fue mucho, y hubo momentos en los que piensas por qué meternos en este lio, pero creo que el domingo cuando vea salir la procesión, y la fiesta salga bien, se nos olvidará todo el trabajo y los agobios».

La presidenta de la comisión aún estaba terminando ayer de recaudar todos los donativos de los vecinos y comerciantes del barrio. «La participación ha sido lo mejor de la fiesta. Ahora lo ideal es que la gente se anime a colaborar para el próximo año. Si somos muchos, todo será más fácil y llevadero». Pese a que Conxo ha perdido mucho tejido comercial desde hace unos años, la comisión confía en que «las fiestas también sirvan para recuperar el orgullo de barrio».

El programa incluye los cantos de taberna. «Los hicimos porque pensamos que era una manera de llevar la fiesta a todo el barrio. No solo a la zona del campo de la fiesta, sino también a la avenida de Ferrol y a la entrada al barrio», explica. «Ahora que solo quedan unas horas y que todo, espero, está organizado para que salga bien, solo esperamos que la gente de Conxo lo pase bien, y que la gente que venga de otros sitios vea nuestro barrio como fue siempre, un sitio animado y con mucha vida».

Durante la jornada de hoy, víspera del día grande, no faltará una de las actividades con más tradición en Conxo, el juego de A Chave. Será por la mañana cuando se celebre el campeonato en el campo de la fiesta. A mediodía, el grupo Ventana animará la sesión vermú. Ya por la noche, la verbena volverá al barrio después de tres años con Furia Joven y Ventana. «Pero, lo que más nos alegra es que no se perderá la festividad de Nosa Señora da Mercé de Conxo, del domingo. Y los más pequeños podrán descubrir la procesión que sale de Patio de Madres y recorre toda la distancia hasta traer a la Virgen a la iglesia». En la procesión de mañana, Javier Antelo Roca portará el estandarte, y Antonio Esturao Midón y Francisco Antelo Martínez, las cintas.

La protagonista. Laura Aldrey es la presidenta de la comisión de fiestas de Conxo, que se celebran desde ayer hasta mañana domingo.

Comisión. Raquel López, Cristina y Lucia Granja, Lucía Lago, Laura y Pablo Aldrey, y Marcos y Adrian Espantoso forman el grupo de trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Laura Aldrey: «Las fiestas también deben servir para recuperar el orgullo de Conxo»