El colegio de los jesuitas queda sin concierto y cierra en septiembre

Culmina un proceso de cinco años de progresiva extinción de unidades y servicios


santiago / la voz

La Consellería de Educación confirmó ayer la supresión del concierto de la unidad de sexto de primaria, y las de tercero y cuarto de secundaria, del colegio San Francisco Javier. Supondrá el cierre del centro de los jesuitas en la ciudad. Abrirá por última vez con fines educativos el lunes 3 de septiembre, para los últimos exámenes del alumnado.

«La información oficial deja constancia de un hecho que por esperado no es menos doloroso: el colegio cesará su actividad docente en septiembre, una vez realizados los exámenes de la convocatoria extraordinaria a aquellos alumnos y alumnas con materias no superadas en junio. No obstante, mantendremos operativa la página web del colegio durante un período de tiempo más amplio, con el fin de informar a las familias sobre plazos y lugares para recoger la documentación oficial que precisen», manifestaba ayer Fernando Trasar, del equipo directivo del centro los últimos años. «En septiembre haremos las pruebas extraordinarias de este curso y luego cerraremos», indica por su parte el jefe de estudios, Manuel Cuervo. Tras los exámenes se prevé que la patronal tramite el cese de actividad.

Susana Álvarez, de UGT, sindicato que ostentaba la representación del personal, explica que se materializó el último curso un expediente de regulación de empleo de extinción de la plantilla. Se les ofreció una indemnización de 20 días por año trabajado, y hasta dos años de desempleo. Hay situaciones muy diferentes: desde quienes se hallan prácticamente en estado de prejubilación a quienes buscan trabajo porque se quedan sin nada: «Hace años que luchamos por un acuerdo de mantenimiento del empleo para los centros concertados. Esa era una de las reivindicaciones centrales en las movilizaciones que se realizaron el último curso. Entregamos 6.000 firmas en el registro de la Xunta para exigirlo y esperamos que tengan consecuencias», sostiene.

El desenlace tras la orden de ayer de la Xunta era un secreto a voces, de un final esperado, que se confirma. El primer paso fue la retirada del concierto del aula de 3 años, en el 2014. Una decisión muy relevante, pues es la puerta de entrada al centro. En mayo de aquel año la Comisión de Escolarización distribuyó ya en otros centros de la ciudad las solicitudes recibidas, y en agosto la Consellería de Educación ratificó la pérdida del concierto.

Al año siguiente se extinguió definitivamente la etapa infantil en el centro. Desde UGT se insistía en el riesgo de desaparición, aunque la dirección del colegio decía que no había ninguna decisión tomada. La asociación de madres y madres, y antiguo alumnado, se sumaban a movilizaciones, pues aumentaban los rumores de que el edificio cambiaría de uso, para residencial. La situación creaba inquietud en numerosas familias, que buscaban otros colegios para que continuasen los estudios sus hijas e hijas, ante la incertidumbre sobre el futuro.

A principios de enero del 2016 la dirección comunicó que en el curso siguiente no habría servicio de comedor escolar, lo que se interpretó como un paso más en la estrategia para cerrar el centro, que continuó con la supresión de la oferta en primaria. Y en el verano pasado perdió el concierto de cuatro aulas de primaria y dos de secundaria, por lo que solo quedaban las tres aulas de las que ayer cesó el concierto y se pone fin a un proceso de 5 años para el cierre del colegio.

Casa do Neno crece un curso más y Juniors solicita los fondos públicos, pero sin éxito

Casa do Neno consiguió el concierto de una nueva aula con Educación, de tercero de primaria, para el próximo curso. Este centro funciona como escuela infantil en San Lázaro desde 1962, aunque fue remodelado en 1992, y desde hace varios años tiene concierto para esa etapa inicial con la Consellería de Política Social. En septiembre del 2016, para dar continuidad al alumnado de infantil, abrió una línea de primaria, en instalaciones del Seminario Menor. Desde entonces crece un curso cada año. La directora, Eva Vidal, afirma que en septiembre del 2018 empezarán tercero 23 estudiantes, cuando hace dos años comenzaron solo 8, lo que atribuye al éxito de la metodología de enseñanza que utilizan, pues emplean tecnología digital en vez de libros, trabajo por proyectos y otras alternativas didácticas.

El colegio Juniors solicitó el concierto, pero su petición fue desestimada porque «As necesidades educativas da zona atópanse debidamente cubertas», señala la consellería.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El colegio de los jesuitas queda sin concierto y cierra en septiembre