Robos, amenazas y agresiones: el violento día a día en O Toural

Los comerciantes tienen miedo y reclaman al Concello que garantice su seguridad

.

santiago / la voz

No son indigentes. El grupito de unos seis jóvenes que cada día se reúne en la esquina del soportal que une la praza do Toural con la rúa do Vilar son auténticos delincuentes que tienen aterrorizados a vecinos y comerciantes de la zona. Hay miedo a hablar por temor a represalias y pocas esperanzas de que el Concello haga algo para poner fin a una situación agónica que afecta a su salud y a sus negocios, que se resienten. «Es normal, les ven y la gente no se para. Nosotros haríamos lo mismo si estamos en Burgos y en pleno centro nos encontramos con algo así», reflexiona el dueño de una tienda.

La diferencia entre estos indeseables y los indigentes que anteriormente ocuparon este lugar de la plaza es la violencia. «Llevo 18 años aquí y nunca había visto un grupo tan agresivo», señala una comerciante. Su día a día, como el del resto de los dueños de negocios de la zona, está lleno de violencia, miedo y una terrible sensación de falta de protección por parte del Concello. «Por la mañana están ahí inyectándose heroína y el resto del día bebiendo, gritando, molestando o, directamente, robando», añade.

Son múltiples los casos que demuestran lo peligrosa que se está tornando la situación en O Toural. «No es un problema de que haya gente pidiendo o durmiendo en la calle, no es eso, esta gente nos roba, nos amenaza y ya ha habido varias agresiones. Son delincuentes, no chicos incívicos», asegura otro afectado.

Los robos son continuos, especialmente en el supermercado de la plaza, en el que se avituallan de alcohol. Hace unos días, un cliente pidió la cuenta en la terraza de un bar del entorno y puso en el platillo un billete de 20 euros para pagar, cuando de repente apareció un miembro de este grupo, agarró el dinero y se lo llevó. «¿Y qué puedes hacer, cómo lo evitas, te encaras con ellos, llamas a la policía, para qué si hasta a los agentes se les encaran y les amenazan?», se pregunta un comerciante desesperado.

Los episodios de violencia son constantes. El más grave fue entre ellos, ya que dos se pelearon y uno le partió la pierna al otro, que tuvo que ser hospitalizado con una fractura abierta de tibia y peroné. Pero las más veces las víctimas son viandantes o turistas. «Al cliente de un bar de aquí uno le pidió fuego de malos modos y como le dijo que si le hablaba así no se lo daba le pegó un puñetazo», relata un comerciante que fue testigo de la agresión.

En otra ocasión, el perro de gran tamaño que acompaña a uno de los causantes de los incidentes mordió a un viandante en la mano y las mujeres que trabajan en las tiendas de la plaza se quejan de constantes comentarios machistas. «Te pueden decir cualquier cosa y todas en el mismo tono machirulo, aquí justo donde curiosamente el Concello ha instalado su caseta para denunciar conductas machistas durante las fiestas», explica indignada una dependienta. «Lo que queremos es que el Concello haga algo de una vez, que la policía esté aquí todos los días y que nos protejan, porque esto no hay quien lo aguante y va a peor, porque cada vez son más violentos», añade.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Robos, amenazas y agresiones: el violento día a día en O Toural