El precio de vuelos europeos desde Lavacolla subió hasta 150 euros en solo dos semanas

Las tarifas vuelven a dispararse para los que cogen vacaciones en la segunda quincena de julio


Santiago / LA Voz

En plena temporada alta, y con el verano ya encima, las tarifas aéreas se han puesto por las nubes. La escalada de precios en Lavacolla va en aumento. El pico registrado el 1 de julio, coincidiendo con la operación salida de este mes, no solo no se ha desinflado. En ciertos casos, se ha disparado incluso más, justo cuando muchos trabajadores y familias se disponen a viajar, al coger las vacaciones en la segunda quincena de mes. Y la diferencia no es menor. En dos semanas, el pasaje en vuelos europeos se ha encarecido hasta 150 euros.

Es el caso de las conexiones entre Santiago y Milán. El coste del trayecto de ida y vuelta para la primera semana de agosto con Ryanair era a finales de junio de 254 euros. Sin embargo, la misma operación, sin cambiar de aerolínea, asciende ahora a 400 euros. Esto supone un incremento del 57 % en la tarifa. Y, como este, hay unos cuantos ejemplos más. Un asiento para ir desde la capital gallega hasta Ginebra costaba con Easy Jet a primeros de mes 164 euros y, reservando el viernes, se había puesto en 272 para hoy. Es decir, de media subió un 4 % cada día, hasta suponer más de 100 euros por pasajero. El problema se recrudece cuando el viaje se planifica en familia, y la cifra empieza a multiplicarse.

Mucho menos acusada fue la subida de los vuelos directos a Londres, poco más de 50 euros, aunque es posible recortar la diferencia si uno está dispuesto a hacer escalas, tanto para la ida como para la vuelta. Y, paradójicamente, es más caro volver el día 22 que ir hoy, cuando está previsto un incremento del número de pasajeros, con billetes por solo 61 euros embarcando con Ryanair (hasta 200 euros más baratos que el 1 de julio).

Conexiones nacionales

Tampoco los destinos nacionales se libran de la escalada de precios, especialmente en los viajes de última hora. Los billetes entre Santiago y Las Palmas subieron también en la última quincena más de 150 euros, hasta los 356 entre este y el próximo domingo, yendo con Vueling y volviendo con Ryanair.

Y las conexiones con Madrid, terminal de referencia en las escalas nacionales, son ya casi 50 euros más caras que a comienzos de mes. El asiento más barato para volar hoy a la capital sigue rondando los 200 euros en días de gran tránsito como el de hoy. Sin embargo, a Barcelona está prácticamente a la mitad (118 con Vueling), 35 euros menos que lo que valía el 1 de julio. Pero todavía se pueden encontrar gantas para el 1 de agosto: 35 euros a Madrid y 78 a la ciudad condal.

Veintitrés salidas se verán afectadas por la huelga de Ryanair

 

 

La huelga anunciada por el personal de cabina de Ryanair entre para los días 25 y 26 de este mes pondrá en entredicho más de una veintena de salidas programadas por la aerolínea desde el aeropuerto de Santiago. Entre ellas, están los cuatro vuelos (dos cada día) que opera con Madrid y otros tres con Barcelona (el segundo día de paro solo hay un despegue, por la mañana) y otros dos a Alicante (uno por jornada).

Gran Canaria, Lanzarote, Málaga, Palma de Mallorca, Sevilla, Tenerife Sur y Valencia son otros destinos nacionales que podrían verse afectados. A ellos se suman otros cinco internacionales: Londres, Milán, Bari y Cagliari (operados el miércoles 25), así como Fráncfort (operado al día siguiente).

¿Por qué una huelga internacional? Ryanair tiene actualmente 86 bases en 21 países, la de Lavacolla entre ellas. Los representantes sindicales han elaborado una lista de reclamaciones comunes entre todas ellas. La más importante para ellos es la que tiene que ver con la adaptación del contrato del trabajador a las leyes que rigen en el país en donde tiene su base. Hasta ahora, señalan los empleados, sus contratos eran irlandeses, por lo que no pueden recurrir a la justicia española en caso de tener una disputa laboral. Sus nóminas se pagan en Irlanda (con la única excepción del Reino Unido) y esto supone tener abierta una cuenta allí.

En los últimos días son varios los testimonios que aseguran que pasaron hasta tres meses sin cobrar por no tener cuenta en Irlanda, y los empleados se quejan de que son frecuentes los trámite burocráticos con el banco o la empresa que les exigen viajar a Irlanda, con los gastos que ello les genera. También sus derechos laborales se ciñen a las leyes irlandesas que, por ejemplo, conceden tres semanas de permisos de paternidad, cuando en otros países como España y Portugal son de cinco semanas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El precio de vuelos europeos desde Lavacolla subió hasta 150 euros en solo dos semanas