Miedo entre 76 vecinos de Fervenza por la cercanía de maleza a las casas

Las fincas colindantes ya han ardido en varias ocasiones y temen otro incendio


santiago / la voz

José María Pérez, Pepe, vive con su mujer y su hijo en el lugar de Fervenza, en Conxo, desde 1992. Su hogar forma parte de un núcleo de casas situado sobre el río Sar en las que a día de hoy viven 76 vecinos y vecinas. En estos veintinco años, Pepe ha trabajado junto a ellos para apagar más de un incendio que se acercó peligrosamente a sus hogares. Hoy temen que las fincas descuidadas que rodean sus viviendas vuelvan a arder. Sus mangueras permanecen conectadas.

A la rúa da Fervenza se llega por una pista asfaltada estrecha, limitada por el hospital psiquiátrico por un lado y por las naves de Televés en el otro. El terreno desciende hasta el paso del río Sar por Conxo. Las viviendas, una de ellas la de Pepe, se concentran entre el campo de fútbol del equipo del barrio y el propio río. Es, señala Pepe, «unha zona privilexiada». El paseo por el bosque del Banquete de Conxo comienza donde termina la calle: «É un lugar moi bo para camiñar». Pero todo ello no impide que viva inquieto.

Al otro lado del Sar, que empequeñecido en estos días de calor pasaría por un «regato», está la maleza que preocupa a Pepe. La presencia del Sar no lo tranquiliza. «Medrou moito, non ves que se tocan as árbores dunha beira á outra

Más allá de la vegetación de ribera, a pocos metros de las casas, hay carballos, pero también pinos y eucaliptos. «Eu sei que as árbores autóctonas non arden igual, pero estamos preocupados polas outras». Las fincas están descuidadas y desde su terraza se pueden observar los restos de árboles calcinados. José María Pérez recuerda el «ruído forte» de uno de esos incendios que lleva en la memoria. Estaba sentado en su terraza mientras el periodista Gabi Davila lo entrevistaba. «Escoitamos un ruído forte, eran as copas dos eucaliptos que estaban ardendo». «Logo chegaron os helicópteros e as brigadas e o apagaron», rememora.

También en el verano del 2006, aquel año negro de incendios en Galicia, ardieron los terrenos próximos a las casas. «Ardeu pola noite, estabamos metidos no río, con cubos cheos de auga e mangueiras conectadas con alargadores. Traballamos a reo ata que chegaron as brigadas».

Ante el temor actual, los propios vecinos hacen lo que pueden. Han pagado para que una empresa limpie la pequeña franja de terreno que separa sus hogares del Sar. Ese terreno, dice, es de la constructora que edificó las casas y han tratado de contactarla por teléfono, pero sin respuesta. «Xa nin nos collen».

Frustación vecinal

Los vecinos de Fervenza desconocen a los dueños de las fincas que permanecen sin limpiar al otro lado del cauce, que también les preocupan. Han reclamado ayuda al Ayuntamiento, explica Pepe. «Veu por aquí o concelleiro Jorge Duarte, pero como as fincas son privadas nos dixo que non poden facer nada». Él agradece la preocupación, pero afirma que, para todos, «é unha situación moi frustrante». Señala una casa entre las fincas colindantes, de la que tan sólo asoma el tejado: «Ese veciño si que limpa a súa finca, e nun dos incendios queimouse un dos laterais da casa, onde gardaba todos os apeiros».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Miedo entre 76 vecinos de Fervenza por la cercanía de maleza a las casas