La USC ya tiene más mujeres que hombres en sus órganos de gobierno

Susana Luaña Louzao
susana luaña SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

PACO RODRÍGUEZ

Las decanas superan a los decanos y los equipos de dirección son de mayoría femenina

10 jun 2018 . Actualizado a las 22:12 h.

Tienen más dificultades para conciliar y para compatibilizar su vida privada con la profesional, pero una vez que se han liberado de esas obligaciones que todavía pesan más sobre ellas que sobre ellos, o incluso cuando renuncian a formar una familia para desarrollar sin ataduras su carrera profesional, son las primeras en asumir puestos de responsabilidad. Así es al menos en la Universidade de Santiago, que si bien tiene una asignatura pendiente con el género femenino en las más altas categorías profesionales, abrió las puertas de par en par a las mujeres en los equipos de dirección y ellas entraron a tropel, de tal manera que en la actualidad hay más rectoras que rectores, y los equipos de gobierno de su facultades son, en su mayoría, femeninos.

Hay trece decanas frente a diez decanos: Carmen Fernández (Ciencias da Educación), Emilia Vázquez (Económicas), Ana Isabel Silveira (Enfermería), María Isabel Sández (Farmacia), María José López (Filoloxía), Elena López (Física), Elena Vázquez (Matemáticas), María Jesús Giráldez (Óptica), Lourdes Mirón (Psicoloxía), María del Pilar Bermejo (Química), Silvia Moscoso (Relacións Laborais), Begoña Barreiro (ADE-Lugo) y María Isabel González (Humanidades-Lugo). En la parte masculina, los máximos responsables de las facultades son Antonio Segura (Bioloxía), Xosé Ramón Pousa (Ciencias da Comunicación), Ramón A. Bouzas (Políticas), Gumersindo Guinarte (Dereito), José Miguel Sagüillo (Filosofía), Julián Álvarez (Medicina), Francisco Durán (Xeografía e Historia), Antonio Mosquera, (director de ETSE), José M. Martínez (Ciencias-Lugo) y Francisco Rodríguez (Formación do Profesorado-Lugo).

Pero es que además, las personas que los acompañan en los equipos de dirección, ya sea como vicedecanos o secretarios, son también en su mayoría mujeres, hasta tal punto que, de un total de 82 personas, 46 son mujeres y 36 hombres. Se da el caso ya de alguna facultad en la que la totalidad del equipo es femenino, como la de Matemáticas, aunque también se da el caso contrario; en la Escola Técnica Superior de Enxeñaría (ETSE) todos los responsables son hombres, una prueba más de cuánto le cuesta a la mujer entrar en el mundo de la tecnología.