La «Abuela Pepa» logra unir a niños y mayores en Santiago

El proyecto del colegio de Santa Apolonia ganó el premio provincial de Voz Natura

.

redacción / la voz

La Abuela Pepa era maestra, una de esas que seguía comprometida con su labor docente al salir del aula. Y el proyecto al que da nombre también traspasa las puertas de la educación. Es una iniciativa medioambiental, que a la misma vez trata de dar respuesta a un problema de nuestra sociedad, como es el aislamiento de las personas mayores. Los alumnos del CPR Santa Apolonia de Santiago se han involucrado a fondo en este objetivo durante el último curso y han conseguido estrechar los lazos con una generación que tiene mucho que aportar. Su trabajo y empeño no ha caído en saco roto. Ha sido reconocido con el premio provincial de Voz Natura, el programa de La Voz de Galicia desarrollado por la Fundación Santiago Rey Fernández-Latorre.

Unos 200 alumnos, desde los dos años hasta mayores de edad de los ciclos formativos, han aportado su granito de arena para mejorar la convivencia con los más veteranos. Una de las actividades que realizaron para salvar distancias fue acondicionar el sendero del río Sar que va desde el colegio hasta el parque del Restollal, donde está la residencia de Geriatros. Limpiaron el camino de maleza, con la ayuda del Concello, una labor que siguen haciendo y esperan que esté finalizada en uno o dos meses.

Además, montaron un huerto en esa misma residencia. Empezaron con plantas, pero ahora ya tienen cultivos. Lo hicieron, mano a mano, junto a los mayores y arrancó sonrisas a unos y otros. Además, participaron en jornadas de convivencia para reforzar el encuentro intergeneracional. «Fuimos a visitarlos, a conocerlos. Después, montamos un videoclip que luego fuimos a proyectar a Geriatros en Navidades y, de paso, les llevamos un bizcocho que comimos con ellos. En el vídeo una alumna que canta genial interpretaba la canción People Help The People y, de fondo, imágenes de algunos momentos que compartimos», cuenta el coordinador de proyectos de Voz Natura en el centro, Jesús A. Couso, más conocido como Kechu.

Una granja sin límite de edad

El Santa Apolonia también invitó a los mayores de la residencia a visitar la granja-escuela que tienen en Bergando (Negreira), en la que ya llevan trabajando varios años. Allí los niños se encargaron de detectar las limitaciones que existían para la gente de más edad y de corregirlas -desde los accesos hasta la dificultad que tenían para subir a los caballos o carros-, siguiendo el método del activista instantáneo. Les queda pendiente ahora, señala Kechu, organizar una comida popular con los propios abuelos de los alumnos en la granja y compartir de esa forma con ellos el fruto de su trabajo.

«Hubo cambios brutales en la relación que tenían los niños con los ancianos: al principio, hasta reaccionaban con rechazo al ver una imagen del cuerpo desnudo de un anciano», relata el profesor.

El tema central de esta 22.ª edición de Voz Natura era el patrimonio etnográfico y el centro eligió trabajar con el valor humano, recabando información de mayores de la zona y los trabajadores del colegio veteranos sobre el Banquete de Conxo, que por primera vez se conmemoró este año en la ciudad bajo los robles que cobijaron el acto histórico.

«El nombre del proyecto, la Abuela Pepa, es un homenaje a mi madre, una profesora del colegio ya jubilada que tenía una visión de la educación muy amplia», explica Kechu. Una de sus nietas (Martina) recogerá el premio el 2 de junio junto a otra alumna en representación del centro, que lleva participando 20 años en Voz Natura -casi desde los inicios del programa- y ya ganó en otra ocasión el galardón provincial.

Voz Natura contó este curso con el patrocinio de la Xunta, la Deputación da Coruña, la Fundación Alcoa, El Corte Inglés y la Fundación Ramón Areces.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La «Abuela Pepa» logra unir a niños y mayores en Santiago