Raxoi contempla permitir el alquiler turístico a vecinos del casco histórico

El Concello estudia fórmulas para abrir la almendra a los pisos vacacionales «en certos ámbitos e en casos excepcionais»


Santiago / la voz

La revisión del plan especial del casco histórico podría abrir una puerta a la regulación de nuevas viviendas de uso turístico en la zona monumental de Santiago. Aunque el Concello mantiene que la saturación de la almendra obliga a mantener el veto en la concesión de licencias hoteleras, estudia fórmulas para compatibilizar la actividad «en certos ámbitos e en casos especiais» que no incurran en el modelo especulativo que se pretende combatir: el del bloqueo, en algún caso, de edificios enteros para este fin y la consecuente subida del precio de los inmuebles. Así lo puso de manifiesto el concejal responsable de Espazos Cidadáns, Jorge Duarte, quien explicó que se contempla la posibilidad de permitir el alquiler turístico a vecinos del casco histórico que vivan en el mismo edificio -incluso en uno colindante- al que arriendan.

De esta forma, se busca no perjudicar con la moratoria a los residentes que tienen en este tipo de alquileres una segunda fuente de ingresos (algunos dependen de ella para pagar sus hipotecas). Contribuiría, asimismo, a asentar la población en la almendra de Santiago y a afianzar el modelo de anfitrión responsable, ya que estos propietarios serían los primeros interesados en que los turistas no generasen problemas en la comunidad de vecinos a la que pertenecen, ni en el barrio.

Presencia en otras zonas

No obstante, subraya Duarte, esta es solo una aspiración para la que hay que buscar el encaje legal de cara al plan especial (los documentos deberían estar listos a comienzos del 2019), tarea en la que se encuentra inmerso el gobierno local en este momento. Además, el concejal mostró su predisposición a estudiar la opción de permitir la vivienda de uso turístico en otras zonas afectadas por el plan especial más allá de la almendra. «De cara ao futuro plan especial definiremos se hai ámbitos nos que sería posible», indica, por lo que se analizará su viabilidad en barrios como Sar, San Pedro, Basquiños, San Lourenzo o Galeras.

Paralelamente, el Ayuntamiento y la Xunta tratan de aclarar sus discrepancias sobre si se debe considerar a este tipo de viviendas como un establecimiento de uso hotelero más, e incluirlas en la moratoria sobre las aperturas en el casco histórico. De hecho, explica Duarte, tras una reunión mantenida con la titular de Turismo, Nava Castro, se solicitó al Concello de Santiago un informe para explicar por qué están denegando las licencias.

Los servicios jurídicos municipales argumentaron sus discrepancias en base a que el nuevo decreto autonómico que regula este tipo de actividad, en vigor desde marzo del año pasado, dice que los concellos «terán a capacidade de limitar o número de vivendas de uso turístico en certos ámbitos», señala el concejal. La instrucción fue remitida a la Xunta para que dicte «en qué condicións poden ter licenza», al haberse aprobado el decreto una año y medio después del último plan de gestión del caso histórico.

Aviturga reclama que no se les trate como «especuladores» e insta a que se actúe contra los irregulares

La Asociación Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga) se reunió en los últimos días con representantes del Compostela Aberta y PP para exponer su posición «como parte interesada», algo que pretende hacer también con el PSOE, BNG y la Xunta. Los propietarios de este tipo de alojamientos en Santiago quieren dejar claro que no están de acuerdo «con el acoso y derribo al que nos vemos sometidos», dicen en un manifiesto.

Aclaran que todos los socios están dados de alta en el registro de la Xunta e instan a que se actúe contra las personas que están detrás de esos 650 alojamientos no regularizados (hay cerca de 350 registrados, aunque se estima que operan un millar). Reclaman, asimismo, que no se les trate como a especuladores, ya que una encuesta realizada entre los socios de Aviturga a nivel local indica que el 83 % solo tienen una única vivienda en alquiler.

Además, el 88 % de ellos reciben personalmente a los inquilinos, e incluso se encargan ellos mismos de limpiar las viviendas, lo que choca frontalmente con el modelo especulativo. Antes de dedicarse a esta actividad, el inmueble estaba cerrado en uno de cada tres casos y otro 46 % eran alquileres de larga duración.

Más pernoctaciones todo el año

Por otra parte, indican que están contribuyendo a desestacionalizar el turismo (el 92 % alquila durante todo el año) y mantienen un nivel de ocupación alto incluso en invierno, así como a las estancias largas. El 62 % arriendan por un mínimo de dos o más noches, clave para rentabilizar las pernoctaciones en la economía local. Los anfitriones de Aviturga en Santiago que viven en el casco histórico representan al 29 % del total y, de ellos, el 71 % realizaron reformas en el inmueble antes de ponerlo en alquiler.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Raxoi contempla permitir el alquiler turístico a vecinos del casco histórico