La Catedral estrena nueva imagen con sillas de plástico

La Voz

SANTIAGO CIUDAD

XOAN A. SOLER

El cambio de los tradicionales bancos por un mobiliario más moderno llevado a cabo por el Cabildo en la basílica de Compostela para ganar plazas suscitó el rechazo de una parte de la ciudadanía

02 may 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El aspecto monumental de la catedral de Santiago se vio empañado, hace 29 años, por la incorporación de nuevo mobiliario. El Cabildo decidió sustituir los tradicionales bancos de madera de las naves laterales por unas sillas de plástico propias de un salón de actos. La nueva imagen sorprendió a visitantes y compostelanos, que incluso emprendieron una recogida de firmas para recuperar el aspecto original del templo tras esta actuación y otras que hubo poco después, como la eliminación de la barroca verja de bronce del altar mayor.

El propio Rouco Varela, entonces arzobispo, justificó la instalación de las sillas, que sustituían a los bancos desplazados a la nave central, para ganar más plazas. Hoy ya no queda rastro de los polémicos (y cómodos) asientos.