Los campanus del Ulla vienen a Santiago, Teo y Vedra

Dos principiantes pescan los primeros salmones del Ulla, un amigo el tercero y el maestro se va a casa sin botín


La Voz / A Estrada

«Este ano aliñáronse os astros». Lo dice José Manuel Castro Pallas, un vecino de Trobe (Vedra) que ayer, contra todo pronóstico, pescó en el coto de Ximonde el campanu del río Ulla. El primer salmón de la temporada fue un ejemplar salvaje de más de siete kilos de peso. Ni el pescador que lo arrancó soñaba con regresar a casa con semejante trofeo. José Manuel, que ha cumplido los 50, lleva 17 años «indo á troita». Para quien crece echando carreras a orillas del Ulla, acabar echando el sedal es solo cuestión de tiempo. Y dicen que quien lo echa una vez se queda enganchado para siempre. Debe de ser cierto, porque cuenta el deportista que, en temporada de pesca, se las apaña para bajar al río tres veces por semana. Aunque eso suponga levantarse a las cuatro de la mañana.

José Manuel, que ahora vive en Santiago, regenta la Peixería Casmi, en Área Central. Se despega las sábanas a horas intempestivas y, cuando en el negocio está todo listo para empezar a vender, él se permite el lujo de relajarse a pie de río. A eso de las nueve o diez de la mañana, cuando otros se desperezan, él ya está camino del Ulla para probar suerte. «O vicio é o vicio», comenta riendo.

Truchas ha pillado decenas. Disfruta más pescándolas que comiéndolas. «Eu son de peixe, pero non son moito de troita, así que prefiro deixarllas para a familia, que lle dan máis valor», comenta. Lo que sí tiente pensado probar es el salmón salvaje al que dio captura ayer en su estreno en esta modalidad de pesca. «Había anos que quería probar a pescar salmón, pero as prazas son limitadas e nunca me tocaba no sorteo», explica. Esta vez no solo consiguió permiso de pesca, sino que fue el primero en escoger y pudo elegir el mejor coto del Ulla en el primer día de la temporada.

La suerte estuvo de su lado en el sorteo y tampoco lo abandonó en su estreno. A las siete de la mañana tomó posición en el puesto conocido como O Bote. Media hora después, al segundo lance, le arrancó al Ulla el campanu. «Tiña medo de que me escapara, porque teño visto en vídeos que é fácil que pase, pero a verdade é que foi máis fácil do que pensaba. Descolgouse un pouco, pero en cinco minutos estivo fóra», cuenta.

El trofeo se lo dedica a sus hijas Laura y Aroa, que antes de salir de casa le hicieron prometer que, si había captura, podrían saborearla. Tienen pescadería en casa. Pero el salmón del Ulla ni se vende ni tiene nada que ver con el que se degusta habitualmente.

Como buen novato, José Manuel fue al río bien acompañado. Junto a él pescaban Antonio Mosteiro -un veterano de San Andrés de Illobre (Vedra)-, su hijo Manuel Antonio -que heredó la afición paterna- y Carlos Conde Miranda, un vecino de Bamonde (Teo) que, como José Manuel, probaba suerte con el salmón por primera vez.

«Foi a sorte do principiante», reconoce Carlos. Tanto él como José Manuel se estrenaban en la pesca del salmón siguiendo las indicaciones de los Mosteiro. Los dos con cebo de cucharilla y caña de 2,70 metros. Iban bien aconsejados. Dos horas después del campanu de José Manuel, Carlos se hizo con el segundo salmón, otro ejemplar salvaje de 5,7 kilos que cayó en el puesto de A Xunta. «Custou sacalo», reconoce Carlos, que tiene 41 años y se ha aficionado a la pesca de la trucha hace solo cuatro. «Agora haberá que comelo, non lle imos facer un cadro», bromea.

El tercer salmón del día también se quedó en el grupo. Fue para Manuel Antonio Mosteiro Carbia, que heredó de su padre la pasión por el salmón y ayer le ganó por la mano arrancándole al Ulla en O Penedo un ejemplar de 8,3 kilos de peso.

Mosteiro padre tuvo que conformarse con la recompensa de ver a su hijo y a sus dos amigos triunfando con sus consejos. Puestos a tener suerte, los cuatro amigos estaban deseando hacer pleno. Pero no pudo ser. Le pesó casi más a los acompañantes que a Antonio Mosteiro. El sexagenario lleva 45 años tomándole el pulso al Ulla, ya conoce el sabor del salmón autóctono y sabe que acabará ganándose otro antes o después. Solo es cuestión de tiempo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los campanus del Ulla vienen a Santiago, Teo y Vedra