Antonio López, rector electo da USC: «Temos a primeira idea clara: cambiar a forma de tomar decisións»

Tamara Montero / Susana Luaña SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO CIUDAD

Sandra AlonsoXoán A. Soler

El catedrático de Dereito se impuso a Juan Viaño en todos los sectores

24 abr 2018 . Actualizado a las 12:32 h.

Antonio López será el próximo rector de la Universidade de Santiago tras una contundente victoria en las urnas que da por finiquitados los cuatro años del mandato de Juan Viaño, quien en las pasadas elecciones se había impuesto ante el mismo contrincante por un puñado de votos. Esta vez no fue así: con la excepción de la primera mesa escrutada, que le daba la victoria al rector saliente, el recuento de las demás dejó bien claro que la USC cambiaba de rumbo. A López, que ofrecía «ilusión» frente a los años de recortes de Viaño, le apoyaron tanto los catedráticos como los profesores, los alumnos y el personal de administración y servicios.

El catedrático de Dereito Financeiro obtuvo 3.474 votos frente a los 1.746 que consiguió el catedrático de Matemáticas. Ya con los votos ponderados, el porcentaje de apoyo que obtuvo Antonio López fue de un 62,6 % frente al 37,4 % de Juan Viaño. Fue, además, en una jornada electoral en la que la participación subió con creces con respecto a la de hace cuatro años; entonces ejercieron su derecho al voto el 14,4 % de los llamados a las urnas, y esta vez votó en torno al 21 % del censo electoral.

El ambiente en la sede de Juan Viaño era desolador. El rector saliente no se lo explicaba. Cuando la derrota fue oficial, felicitó al nuevo rector y agradeció la confianza depositada por quienes le votaron: «Aínda que no fomos capaces de convencer co noso proxecto». Viaño se puso a disposición de López «para todas as cuestións que beneficien á institución académica compostelá». Fue un día duro para el catedrático que aspiraba a las mieles del rectorado tras cuatro años de duros ajustes económicos. La jornada la empezó con un leve accidente de tráfico sin consecuencias, pero para algunos fue premonitorio. A las nueve de la noche, los peores presagios se ratificaron.