La mejora de los accesos de las rutas jacobeas en la ciudad superará un coste de cinco millones de euros

El primero de los siete proyectos en los que se trabaja, con el 2021 en el horizonte, se licitará en junio


santiago / la voz

Con el 2021 a la vuelta de la esquina, Santiago se prepara para dar la mejor imagen y acogida a los peregrinos que ese año se enfrentarán a cientos de kilómetros para llegar a Compostela. Será la primera cita jacobea después del 2010 y el creciente tirón del Camino, que constatan paso a paso los trescientos mil romeros que llegan anualmente, hace prever un año jubilar de gran afluencia. Y esa acogida pasa por hacerles más cómodo el tránsito en los tramos urbanos del Camino, especialmente en los de mayor conflictividad, ya sea por sus usos al margen de su vinculación jacobea o por la confluencia de la ruta con puntos sensibles para la movilidad en la ciudad.

En ello trabajan desde hace meses la Xunta y el Concello, que antes de que concluya el 2018 pretenden tener licitados e iniciados los siete proyectos con los que intervendrán en las entradas a la ciudad por los caminos Francés, Inglés y Portugués y cuya ejecución se cifra en más de cinco millones de euros. Ese es el importe conocido de momento, porque será más. Los cinco millones solo contabilizan la aportación de la Administración autonómica, que asumirá la financiación de las obras. Al Concello le corresponderá afrontar las expropiaciones y la reposición de servicios, un gasto todavía sin cuantificar al no haber concluido la redacción de los proyectos. Pero Raxoi asumirá «o que sexa necesario para cumprir todas as actuacións», precisó ayer el alcalde, Martiño Noriega, junto a la conselleira Ethel Vázquez tras la reunión de la comisión de seguimiento del protocolo fijado entre ambas Administraciones para decidir esa programación.

Se trata de hacer más cómoda y segura la entrada del peregrino en la ciudad, pero también de que, acceda por la ruta que acceda, este pueda identificar que está siguiendo el Camino. Una iluminación, pavimento y señalizacón común e identificable por los romeros los guiarán por el casco urbano hasta su destino final.

Un convenio habrá de dar cobertura a esa colaboración desde junio, cuando se prevé licitar la primera fase de la intervención en el Camino Inglés. Es el que tiene el proyecto más adelantado. En paralelo se irán concluyendo los demás en base a las propuestas de actuación diseñadas por un equipo de arquitectos e ingenieros coordinado por Xerardo Estévez. El objetivo es que todos queden redactados este verano para iniciar su ejecución antes del 2019. Y, el horizonte, que todos estén listos para el 2021.

San Lázaro

Senda destacada

La intervención propuesta en San Lázaro define un camino en el que el peregrino gana claramente espacio, según esta imagen virtual de la actuación.

Concheiros

Un nudo sensible

En la zona de Concheiros (también en la imagen virtual) se percibirá el mayor cambio. Especialmente sensible es el nudo con la rúa de Rodríguez de Viguri.

Tambre

Ámbito industrial

Un camino de al menos tres metros de ancho guiará al peregrino y se ordenará el entorno de la parte trasera del cementerio y el espacio vecino del tanatorio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La mejora de los accesos de las rutas jacobeas en la ciudad superará un coste de cinco millones de euros