Sorprenden a una mujer robando en una tienda y acaba detenida por trapicheo al caérsele una papelina de cocaína

La droga salió disparada al realizar la joven movimientos bruscos asegurando que no se había llevado nada del comercio


Santiago

Una mujer de 25 años de edad y nacionalidad española ha sido detenida por agentes del Grupo de Atención al Ciudadano de la Brigada Local de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional como presunta autora de un delito contra la salud pública.

Los hechos se produjeron en uno de los centros comerciales de Santiago, cuando los vigilantes de seguridad requirieron la presencia de la policía porque habían detectado a una mujer hurtando en el interior de una de las tiendas y escondiendo lo robado entre sus ropas.

La sospechosa fue sacada del comercio y llevada a una sala que usa el personal de seguridad del centro, donde al ser preguntada por su presunto hurto mantuvo una actitud desconsiderada con los vigilantes y los policías. Fue entonces cuando comenzó a realizar movimientos bruscos con su ropa y a negar que hubiese robado nada.

Tuvo mala suerte, porque en uno de esos bruscos movimientos se le cayó al suelo un envoltorio de pequeño tamaño que enseguida llamó la atención de los policías, que sospechaban que era droga y que tendría más encima. Así fue. La mujer tiró al suelo otro envoltorio de similares características y entre su vestimenta hallaron una cantidad importante de dinero en efectivo, fraccionado y distribuido en diferentes cajas y monederos.

La joven fue entonces identificada, detenida y trasladada a la comisaría, donde en el registro que se le practicó se intervinieron numerosos envoltorios que aún mantenía ocultos y que resultaron ser cocaína, heroína, hachís y otros fármacos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Sorprenden a una mujer robando en una tienda y acaba detenida por trapicheo al caérsele una papelina de cocaína