Antonio Pais y Miguel Dorado: «Una barrera muy notoria para las personas sordas está en la sanidad»

La Asociación de Personas Sordas de Santiago reclama un intérprete en el hospital las 24 horas para atender las posibles urgencias


Santiago / LA voz

La Asociación de Personas Sordas de Santiago de Compostela (Apssc) lucha desde hace 40 años por los derechos de una «discapacidad invisible». Su actual presidente, Antonio Pais, y su coordinador, Miguel Dorado, aseguran que todavía quedan muchas barreras por derribar.

-¿Qué obstáculos se encuentran las personas sordas actualmente en Santiago y su comarca?

-[Antonio Pais] Una muy notoria está en la sanidad. Hace falta un servicio de interpretación en el hospital las 24 horas. Ahora no lo hay y eso nos limita. Si tienes una cita puntual puedes solicitar un intérprete, pero si necesitas ir a urgencias no dispones de él. Lo que queremos es acabar con esa dependencia que tiene una persona sorda, pues necesita que un familiar la acompañe en estos casos. También hay una barrera en los medios de comunicación. En la Televisión de Galicia, por ejemplo, tenemos espacios subtitulados, pero son muy pocos, por lo que no vemos una igualdad en el acceso a la información.

-¿Y a nivel administrativo?

-[A. P.] También. Una persona sorda no tiene acceso a toda la información pública. Un oyente con otro tipo de discapacidad es siempre mucho más visible.

-[Miguel Dorado] La nuestra es una discapacidad invisible. No se ve. Para una discapacidad física ves una rampa, o es evidente que falta, pero para una persona sorda no hay ese tipo de visibilidad.

-¿Qué hace falta para revertir este tipo de situaciones?

-[A. P.] Necesitamos más contacto con otras entidades, incluidas las instituciones públicas. Evidentemente, la economía es lo que nos permite dar un servicio de interpretación. El intérprete es para nosotros el equivalente a la rampa. Como asociación no tenemos estabilidad económica, mantenemos la actividad con subvenciones de programas de cooperación de la Xunta. Lo ideal sería tener un servicio de interpretación todo el año, algo que no ocurre. En el 2017, tuvimos que prescindir de él en diciembre. Lo que nos permite cubrir la subvención son 30 horas semanales y luchamos por un contrato de 40, teniendo en cuenta que cada vez prestamos atención a más municipios. Y buscamos que en las administraciones públicas haya un intérprete para que responda de forma inmediata a nuestros derechos.

-[M. D.] Nos gustaría también que en todos los colegios se ofreciese la asignatura de lengua de signos, igual que el inglés, para aprender al menos lo básico.

-¿Hay más dificultades también para encontrar trabajo?

-[A. P.] Sí. Evidentemente hay un límite. Por ejemplo, para un puesto de trabajo que exige contestar al teléfono. Pero hay otros que una persona sorda puede desempeñar y ahí sí hay una barrera.

-[M. D.] Realmente las personas sordas pueden hacer cualquier cosa. Lo único que les condiciona es que no escuchan en ciertos contextos, pero lo cierto es que tienen capacidades para desempeñar cualquier otro tipo de trabajo. A nivel cognitivo funcionamos igual que las otras personas y parece que muchas veces la gente nos ve como incapacitados.

-Hace poco se habilitó un número de WhatsApp para comunicar emergencias a la Policía Local...

-[A. P.] Realmente lo necesitamos. Si hay un incidente, cualquier cosa, yo no puedo coger un teléfono para llamar y en ese momento no tienes un intérprete. Es muy agradable tener la seguridad de que, ante cualquier imprevisto, puedes contactar con ellos.

-[M. D.] Nos gustaría que ese modelo se trasladase a otras entidades. En el hospital tampoco existe esta cobertura las 24 horas y en el 112 hay un sistema de mensajes, que ya es algo, pero lo ideal sería utilizar mensajería gratuita, porque realmente no es justo e igualitario que tengamos que pagar. La verdad es que las nuevas tecnologías nos han ayudado muchísimo. Antes de que hubiese WhatsApp las limitaciones eran aún mayores, dependíamos de un intérprete para todo.

-¿Qué tópicos cuesta derribar?

-[A. P.] Se usa muchísimo el término sordomudo, una palabra de la época franquista, y muchas personas creen que no podemos hablar. Pero realmente somos personas sordas y utilizamos una lengua de signos, que no es un lenguaje. Es una lengua oficial.

-[M. D.] Muchos oyentes creen que la lengua de signos es universal. Sin embargo, en España tenemos una lengua propia, aunque hay un sistema internacional, como el inglés para los oyentes. Todavía hay mucho desconocimiento sobre las personas sordas.

La asociación. Nació en 1977 y representa a más de 150 socios de Santiago y de municipios vecinos, como Teo, Ames, Boqueixón o Negreira.

Su misión. Mejorar la calidad de vida de las personas, evitar su discriminación y fomentar su integración social, laboral, educativa, cultural, etcétera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Antonio Pais y Miguel Dorado: «Una barrera muy notoria para las personas sordas está en la sanidad»