El CHUS impacta y agrada a médicos que van a especializarse desde mayo

A la jornada de puertas abiertas acudieron 60, que elegirán en abril dónde formarse

.

Santiago / LA VOZ

Los nuevos aceleradores lineales del servicio de oncología radioterápica del Hospital Clínico, o la posibilidad de su uso para intervenciones de radiocirugía, sorprendieron muy gratamente ayer a Fabio Pires, un brasileño, natural de Rio de Janeiro, graduado en Medicina en las universidades de Cádiz y Compostela, y con un año de prácticas de último año de carrera en el complejo hospitalario de A Coruña. Él es uno de los 60 titulados que aprobaron el último examen de mir y que ayer acudieron a la jornada de puertas abiertas del CHUS, para valorar la posibilidad de hacer la especialización en Santiago.

Para Fabio, la primera opción es radioterapia. De no poder ser, optará por nefrología. Obtuvo el puesto 4.300 entre más de 12.500 presentados a las pruebas y cree que podrá escoger el Clínico.

Más fácil será seguramente para Cristina Sánchez Nuño, asturiana, que obtuvo el puesto 205. Desea especializarse en cirugía general o, de no ser posible, en cirugía plástica. Su primera opción será hacerlo en el Hospital Central de Asturias, en Oviedo. Pero si no puede hacerlo allí vendría sin dudarlo a Santiago, dice.

Lo mismo hará Alicia Pérez Pérez, también asturiana, y que obtuvo el puesto 1.428. Su preferencia es especializarse en pediatría, o si no en cardiología.

El CHUS les impactó y agradó. Les recibió oficialmente en un acto antes del mediodía, y después les ofreció la posibilidad de visitar los servicios que más les interesasen para conocer las posibilidades que se ofrecen en Santiago para formarles.

La gerente, Eloína Núñez; y el jefe de estudios y presidente de la Comisión de Docencia, Rogelio Leira, les insistieron en las excelencias del CHUS para asistencia, pero también para docencia e investigación, y les animaron a venir a Santiago. En abril tendrán que elegir, y en mayo se incorporarán al centro que escojan.

Formarse con un contrato de trabajo para un futuro incierto

Realizar una especialidad médica o quirúrgica -o de farmacia, biología, física, química o psicología, para las que el CHUS también ofrece opciones- es una posibilidad de formación atractiva. Durante los años que dura, que son tres para físicos, cinco para cirujanos, y cuatro para el resto, tienen un contrato de trabajo.

Pero después el futuro es incierto. Eso explica Lara María González Gómez, que está próxima a finalizar la especialización de neurocirugía en Santiago, y después tendrá que buscar salida laboral. Lara es de Pontevedra y estudió Medicina en la USC. Tenía claro que quería ser neurocirujana. Obtuvo el puesto 155 y eligió formarse en Santiago, donde deseaba. La elección comienza con por el 1 y cuanto más bajo es el número más posibilidades hay para escoger la especialidad deseada y el centro donde hacerla. Lara se reconoce muy satisfecha de estar en el CHUS.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El CHUS impacta y agrada a médicos que van a especializarse desde mayo