A vivir la experiencia americana

La Fundación Amancio Ortega beca a ochenta estudiantes gallegos para cursar primero de bachillerato en centros educativos de Canadá y Estados Unidos


Santiago / la voz

Quieren practicar muchos deportes (béisbol, fútbol americano, vóley) subirse a los autobuses amarillos, conocer los equipos de animadoras, participar en el baile de fin de curso... «vivir la experiencia americana», exclaman. Y la vivirán, de eso no hay duda. Santiago acoge este fin de semana un año más las jornadas de convivencia de los 80 estudiantes gallegos que la Fundación Amancio Ortega ha seleccionado para que el próximo curso estudien primero de bachillerato en Estados Unidos y Canadá.

Y entre los 80 están Miguel, de Ourense; Alba, de Bertamiráns; Raquel, de A Coruña; y Ramón, de Cambados. Todos de 15 años y con muchísimas ganas de irse a vivir una experiencia «que nos va a ayudar a conocernos a nosotros mismos y a decidir qué queremos hacer en el futuro», explica Alba. Porque en su estancia en Estados Unidos o Canadá vivirán con una familia y no vendrán de vacaciones a Galicia ni sus familiares irán a verlos. Será una inmersión total. De momento solo saben a qué país irán, pero desconocen adónde, algo que tampoco les preocupa. Ramón estudiará en Canadá y no tiene preferencias por una ciudad, y lo mismo le ocurre a sus compañeros, aunque Alba admite que el clima de Alaska no le atrae mucho, y a Raquel Texas tampoco la convence. Miguel, si pudiese elegir, se decantaría por Oregón. «Estés donde estés lo importante es lo que te lleves de allí, la experiencia», dice Miguel.

Todos han tenido que pasar unas pruebas de selección en las que, además del inglés y el expediente académico, también se valora el perfil del alumno para tratar de que se adapte a la familia con la que va a vivir. Algunos estaban esperando por esta oportunidad desde primero de la ESO. «eEs mi sueño desde entonces», dice Miguel. Ni Ramón ni Raquel conocían las becas pero compañeros que habían ido o se habían presentado los animaron a dar este paso. Lo que más miedo les da es no integrarse en la familia, o en el caso de Alba la alimentación.

Incluso sus padres los animan a disfrutar un año que seguro no olvidarán en la vida. «Nos animan a aprovechar esta oportunidad», dicen, aunque saben que también los echarán de menos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A vivir la experiencia americana