Delirio en el Restollal con Roi y Cepeda

Los dos gallegos de OT ven «encaminadas» sus carreras tras pasar por el concurso


santiago

El delirio se instaló este viernes por unas horas en el acceso a El Corte Inglés con dos de los participantes de Operación Triunfo más seguidos en Galicia. Concluido el programa, ha llegado la hora de dejarse querer entre el público que lo siguió fuera de plató. Y eso hicieron ayer Roi y Cepeda, los dos participantes, junto con Miriam Rodríguez, que pusieron acento gallego a las galas de la academia más televisiva. Cientos de jóvenes, adolescentes y preadolescentes los esperaban a las puertas del centro comercial de Santiago con discos de OT o el almanaque del programa para la firma que los trajo ayer a Santiago. Y en el caso de Roi, también a casa, si bien el público repartió elogios tanto para el ourensano Luis Cepeda como para el teense.

Un griterío de bienvenida los recibió algo después de las cuatro y media. Y se redobló de inmediato cuando Roi Méndez cogió el micrófono para saludar. Y otra vez cuando lo hizo Cepeda. Los triunfitos tienen público asegurado allí donde van. De hecho, había quien inició su espera ya a mediodía. Pero en este caso ambos jugaban en terreno local. Más Roi. «A esta gente la conozco, es como de la familia», decía con la naturalidad que lo convirtió en uno de los participantes más carismáticos de la última edición de OT. Seguro que firmó ante más de un conocido. Pero Cepeda tendrá ocasión de saber también lo que es vivir las mieles como triunfito en casa. Este sábado firman en Ourense.

Y allí estarán los dos, haciendo gala, como ayer en Compostela, de esa complicidad que transmitieron en pantalla. «La seguimos manteniendo, más todavía», decía el teense. «No nos hemos peleado todavía», tiraba de humor el ourensano, entre el griterío de un público que lo tenía difícil para vislumbrar en lo alto de la escalera de acceso al centro comercial a ambos cantantes. El paso incesante de emocionados jovénes -más numerosas ellas que ellos- para llevarse un abrazo o una foto, además de la firma, lo impedía. Pero cuando algún hueco hacía posible el avistamiento resultaba más que notorio. El griterío volvía a alzarse y las estrellas del día aprovechaban para saludar. Sobre todo Roi, que entre el cariño de su propio público confesaba que nunca se había imaginado «hacer una firma aquí, con toda la gente, en mi casa: es que es muy fuerte».

Y cariño es lo que percibió Cepeda. Así identificó el ourensano lo que le transmitía el público concentrado en Compostela para verlos, un público entregado que en la espera de turno para acercarse a ellos coreó algunas de las letras ya ligadas a esta edición de OT. El programa ha sido una «gran oportunidad» para ambos. «Tuvimos la suerte de que el formato funcionó bien y ahora hay que aprovecharlo. Y que dure», decía Roi tras coincidir con Cepeda sobre sus carreras. «Encaminadas» las ven.

Este viernes, de momento, y en una tarde que dejó la lluvia prácticamente solo en amenaza permanente, recibieron el calor de numerosos gallegos de distinta procedencia. Desde Vigo llegó expresamente una emocionada Judith, solo para verlos y llevarse su firma. De Vilagarcía lo hacían Carmen, Ángela, Nerea y Olalla, porque «Roi y Cepeda se lo merecen», decían haciendo cola por segunda vez para ver si les firmaban una camiseta de sapoconcho. Desde Padrón llegó también una emocionada Andrea. Y más que contenta se fue una jovencísima Carla con la firma de Cepeda y de Roi, «amigo del novio de mi hermana».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Delirio en el Restollal con Roi y Cepeda