Denuncia que el 061 la abandonó en una carballeira tras sufrir un ataque de epilepsia

Asegura que no recuerda nada del trayecto desde la estación de autobuses, donde cayó desplomada y la recogió la ambulancia


santiago / la voz

Una funcionaria de la Administración autonómica que sufre de epilepsia denunció que fue abandonada «con los pantalones desabrochados» en el suelo de la Carballeira de San Lourenzo, en Santiago, por los operarios de la ambulancia del 061 que fueron requeridos para trasladarla al Clínico tras sufrir un ataque epiléptico a la salida de su trabajo.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes, pasadas las 15.00 horas, según releva la denunciante en un escrito. Cuando aguardaba en la estación de autobuses por el autocar que debía llevarla a su domicilio en A Coruña, la funcionaria sufrió lo que denomina «una ausencia» y cayó desplomada. Fueron supuestamente algunas personas que se encontraban junto a ella en aquel momento las que recabaron los servicios del 061, que habría movilizado una ambulancia para llevarla al hospital.

La denunciante asegura que no recuerda nada del trayecto, pues lo siguiente que observó al recobrar la consciencia fue la zona de la Carballeira de San Lourenzo donde apareció a las 15.30 horas. Allí fue asistida por un hombre que le llamó un taxi, y cuando fue a pagarlo no tardó en apreciar que le faltaban cien euros de su cartera.

Concluye diciendo la denunciante que se puso en contacto con el 061 para pedir explicaciones. Y asegura que el médico que estuvo en contacto con el personal de la ambulancia confirmó que fue recogida en la estación de autobuses, pero que como «estaba muy agitada», solicitó bajarse de inmediato pidiendo el alta voluntaria, extremo que ella dice no recordar en absoluto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Denuncia que el 061 la abandonó en una carballeira tras sufrir un ataque de epilepsia