Santiago le da las gracias al hospedero de más de tres millones de peregrinos

Fieles y seglares acompañaron a Julián Barrio en el 25 aniversario de su arzobispado

.

santiago / la voz

Desafiando la nieve desde Lalín o desde Sobrado, sacerdotes, religiosos y fieles de la archidiócesis de Santiago se desplazaron ayer a Compostela para acompañar a monseñor Julián Barrio en el 25 aniversario de su ordenación episcopal. Lo hicieron para asistir a los actos solemnes en la Catedral de Santiago, donde se celebró una misa en la que Barrio estuvo acompañado por monseñor Blázquez y por Rouco Varela, entre otros, y a la que siguió un acto académico-festivo en el auditorio de Abanca en el que se proyectó un vídeo que resumía los principales hitos de su arzobispado acompañado de intervenciones de quienes le acompañaron en tan largo camino.

Fue un acto de acción de gracias al principal hospedero de los más de tres millones de peregrinos que en estos 25 años llegaron a Santiago. A su entrega, a su humildad y confianza se refirió el obispo auxiliar, Jesús Fernández González, quien calificó a monseñor como «generoso receptor de peregrinos», y a quien agradeció su compromiso pastoral, pero también su labor misionera. Ante un concurrido auditorio habló también el investigador del CSIC Isidro García Tato, amigo personal del arzobispo en sus juventud que arrancó risas de los presentes cuando recordó su pasión futbolística en los años de seminario: «El fútbol español perdió un magnífico mediocentro», dijo.

En el vídeo se repasaron los momentos decisivos de los 25 años de Julián Barrio al frente de la iglesia diocesana, con dos momentos cumbres; la visita del papa Benedicto XVI en el año santo del 2010 y los récords de peregrinos que se registraron en los últimos años. Tras los actos programados, la comitiva tenía pensado dirigirse a la hospedería de San Martín Pinario para celebrar un almuerzo de confraternidad.

Julián Barrio Barrio nació en Manganeses de la Polvorosa, en Zamora, en 1946. Estudió Humanidades y Filosofía en el Seminario Diocesano de Astorga y llegó a Santiago en 1993, en pleno año jubilar, como obispo auxiliar de Rouco Varela. El 25 de febrero de 1996 se puso al frente de la iglesia compostelana cumpliendo el mandato del papa Juan Pablo II que lo había nombrado arzobispo un mes antes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Santiago le da las gracias al hospedero de más de tres millones de peregrinos