La suerte «ben merecida» de Yolanda Iglesias viajó de Vilalba a Arzúa en el bolsillo de un repartidor

Una administración xalleira vendió un décimo del segundo premio de la Lotería de Navidad y la cafetería compostelana Venecia, diez de un quinto. En Val do Dubra, salpicada por partida triple, un bar vendió dos de los quintos premios


La Voz

La suerte de la Lotería de Navidad ha salpicado a Santiago y su área metropolitana. Incluso le llegó un pellizco del Gordo, un décimo procedente de Vilalba que fue a parar a Arzúa, a manos de Yolanda Iglesias, agraciada con 400.000 euros.

La suerte viajó de Vilalba a Arzúa en el vehículo de Pablo, un repartidor arzuano que todos los martes, por su actividad profesional, para a comer en el bar del municipio lucense que despachó el número agraciado con el primer premio. Lo cuenta su mujer, Yolanda Iglesias, que recibió la visita inesperada de su marido en el supermercado en el que trabaja en el centro de Arzúa para contarle que uno de los décimos que había comprado era el 71198.

«Chorando» confiesa la mujer que se recibió la buena noticia, que, según ya avanza, no le sacará de trabajar. Yolanda dice no haber tenido tiempo para pensar en cómo darle una buena entrada a los 400.000 euros del premio. Sin embargo, ya apunta que esta ayuda permitirá al matrimonio darle un hermano al pequeño de tres años que ya tienen. Mujer prudente, Yolanda Iglesias quiere, además de salud, «cabeza» para gastarlos.

El premio no impidió a Yolanda terminar su jornada laboral, aunque la noticia corrió como la pólvora y el supermercado en el que trabaja como cajera desde hace un año y medio fue un contante goteo de gente que, además de hacer la compra, felicitó a la agraciada. «Levo sufrido moito», le respondió la mujer a dos vecinas que se acercaron a felicitarla «porque ben merecido o tes», dijo una de ellas.

Con Yolanda y Pablo, con un ultramarinos ambulante al que se subió la buena suerte en el reparto que todos los martes hace en Vilalba, Arzúa incrementa su nómina de millonarios, que abrieron hace poco más de un año los trabajadores de la oficina de Correos, agraciados con un primer premio en la Primitiva.

EN SANTIAGO, VAL DO DUBRA, SANTA COMBA Y ORDES

En Santiago, parte de la suerte de consolación recayó en un clásico de la fortuna, como es la cafetería Venecia, en la calle del Hórreo, que repartió diez décimos del quinto premio al número 58808. Fueron en total 60.000 euros, por los diez décimos vendidos a través de máquina. Mientras el propietario del local, el conocido hostelero Óscar de Toro, mostraba con satisfacción un décimo ganador, su encargada, Carmen, estaba tan emocionada y nerviosa que no atinaba a cuantificar la cantidad repartida. Óscar de Toro contó que la terminación 8 fue una terminación «fetiche» en su local, muy demandada por el público. 

«Vendimos diez décimos de un quinto» Habla Carmen, la dueña de la administración de lotería situada en la cafetería Venecia, en la rúa de O Hórreo, donde se vendió el 58808

El 58808 también fue vendido en la cafetería Reiva, de Bembibre (Val do Dubra) y en Mesón do Vento (Ordes), si bien en el primer caso se desconocía la cantidad de décimos distribuidos. No obstante, este número del quinto premio estuvo muy repartido en toda España. Al igual que la cafetería Venecia, que el año pasado vendió un décimo del segundo premio de la Lotería de Navidad, también el bar dubrés Reiva tiene historial de fortuna, y en esta ocasión doblemente, ya que además del 58808 también vendió al menos quince décimos de otro quinto, el 22253. Pero el concello de Val do Dubra ha sido agraciado por partida triple, ya que también se vendió el 00580 en un establecimiento del lugar de Rial.

El premio más importante en la zona de Santiago fue el décimo del segundo que vendió la administración ubicada en la calle Xosé Ferrero de Santa Comba. A este décimo, expedido también por máquina, le corresponden 125.000 euros. En esta administración ya había recaído un premio de la lotería, en un sorteo ordinario en el año 2008, cuando repartió 600.000 euros. Rafael Pérez, responsable de la administración del centro de la localidad xalleira, se mostró tranquilo y resignado a no conocer a la persona agraciada con el único décimo vendido: «Es solo un décimo, si fueran muchos seguramente vendrían por aquí», dijo. «Todos los años damos algún premio, es el primero de Navidad, pero hemos dado muchos premios de sorteos semanales y también de la primitiva», comentó. Posteriormente se pudo saber que el décimo fue adquirido en Santa Comba por una familia de Baíñas (Vimianzo).

José Armas Lesta, de la administración de lotería del bar Armas, en Mesón do Vento (Ordes), repartió por vez primera un premio de Navidad. En este local se vende lotería desde hace tres años, cuando instalaron la máquina expendedora. Desconoce cuántos décimos del número 58808, premiado con el quinto premio, pudo vender, pero lo que parece tener claro es que fue un número pedido al azar. «No sé cuántos se vendieron, pero fueron de máquina, porque solo vendemos Lotería de Navidad de máquina. Es la primera vez que damos un premio de Navidad; de otros, como la primitiva, dimos unos pocos».

El sorteo también dejó dos décimos del 22253, uno de los quintos premios, en el Polígono del Tambre, en Santiago. Fue a través del popular bar Polígono, en la Vía Galileo, 17. Las participaciones también fueron expedidas en este caso a través de máquina. Jesús Peón, su propietario, apuntó que, «casi con total seguridad» los décimos fueron para trabajadores del parque empresarial. Ya el pasado año, este bar vendió décimos de otro quinto premio. La única pena fue que no fuera agraciado el número 94.681, del que se vendieron 1.600 décimos en el bar. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La suerte «ben merecida» de Yolanda Iglesias viajó de Vilalba a Arzúa en el bolsillo de un repartidor